martes, mayo 22, 2007

OJO con esta visita: Puede ser que esten manejando como llevarse a Posada Carriles a El Salvador

Dios Los Cria y Ellos se Juntan. El "ex" mandatario salvadoreño Francisco Flores (centro), celebrando en Miami con sus socios Jorge Mas Santos, hijo de Jorge Mas Canosa, agente de la CIA y fundador de la FNCA, y José Francisco "Pepe" Hernández (izquierda), terrorista patentado. El Salvador queda como alternativa para "refugiar" a Posada de la justicia.

Caso Posada: el complot continúa

POR JEAN-GUY ALLARD —de Granma Internacional—

MIENTRAS los abogados de Luis Posada Carriles maniobran en Newark, New Jersey, para evitar al asesino la acusación de terrorismo que provocaría su detención, el ex presidente salvadoreño Francisco Flores, quien lo apadrinó, se reunía en Miami con los cabecillas de la FNCA, la misma "fundación" que orientó los atentados de La Habana.

En un texto donde relata una entrevista concedida por el abogado mafioso Arturo Hernández, en presencia del terrorista, el lunes 14 de mayo, el diario miamense El Nuevo Herald, confidente de la fauna mafiosa, reporta que la investigación del Gran Jurado reunido en Newark, se encuentra en su etapa final.


Precisa que, "de acuerdo con fuentes vinculadas al caso", se "podría arrojar cargos de financiamiento de acciones que transgreden la ley de neutralidad estadounidense".

La omisión del rotativo mafioso es más que significativa. No alude a la posibilidad real de una acusación de terrorismo contra el delincuente internacional. Es que a Posada y sus abogados les convendría tal conclusión de esa larguísima investigación consagrada a los atentados de La Habana que manejó, por cuenta de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), desde Centroamérica.

MAS SANTOS EN WASHINGTON

El jueves 24 de agosto de 1998, los dos principales líderes de la FNCA visitaban el Departamento de Estado a fin de negociar con altos funcionarios el encauzamiento inminente de dos de sus directivos en relación con el complot terrorista de La Esperanza.

Jorge Mas Santos, hijo del fundador de la FNCA, y el presidente de la junta directiva de esa organización, Alberto Hernández, se reunieron con el subsecretario de Estado, Stuart Eizenstat, para evitar que Francisco Pepe Hernández y José Antonio Llama, dos directivos de la organización, aparezcan entre los acusados.

A pesar de que los propios archivos de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) indicaban dónde y cómo había comprado la potente arma en 1994, Pepe Hernández nunca fue inculpado.

Todo indica que el arreglo, con los que sí deciden, fue sacar a Pepe, para salvar la imagen de la Fundación, y dejar a Llama, eterna víctima de los conspiradores, "embarcado" con el juicio, para hacer creíble la posición del gobierno.

Sin embargo, quedaba otro problema, idéntico a lo que se observa ahora en Newark. Los abogados de los encausados esperaban que los cargos presentados contra sus clientes serían haber violado la Ley de neutralidad de Estados Unidos: las condenas para tal cargo siempre se negocian a menos de cinco años de prisión.

El ministerio público, representado por un letrado conocido por incorruptible, Miguel Pereira, mantuvo una posición firme y acusó a los conspiradores de intento de asesinato de un jefe de estado y de conspiración de asesinato. Esta acusación conlleva una sentencia máxima de cadena perpetua, al igual que una acusación de terrorismo.

Por cierto, el tribunal, manipulado por esa misma red mafiosa que siempre cubre a Posada —implicado en el complot pero nunca denunciado ante la justicia— liberó a todos los acusados bajo fianza, y a finales de juicio, les exoneró.

Uno de los acusados de La Esperanza, Angel Alfonso Alemán, es hoy día asesor del congresista Albio Sires, quien fue durante años alcalde de la ciudad de West New York, conocida por ser, en la región, el santuario del hampa cubanoamericana.

¿Que pasará entonces en Newark?

Es ahora bien conocido que el FBI posee un enorme número de evidencias que demuestran que Posada Carriles y sus cómplices realizaron actos de terrorismo que resultaron en la muerte de un joven turista, Fabio di Celmo, un importante número de heridos y daños materiales de consideración.

¿Aparecerá una acusación de terrorismo o de conspiración para cometer actos de terrorismo o… se limitará la Fiscalía, orientada por el Departamento de Justicia de Alberto Gonzales, a un cargo de violación de la Ley de neutralidad?

Todo indica que el manejo de influencias políticas y mafiosas en el dossier ya ha sido emprendido por la mafia anticubana y su personal.

Como en El Paso —donde, al principio, ni se presentaba, recuérdese, el abogado Eduardo Soto, pretextando estar en espera de respuestas de Washington a sus ofertas—, en Newark las artimañas se desarrollan tanto alrededor del Gran Jurado y de la Fiscalía de New Jersey como en la capital federal.

Si en New Jersey, el "staff" jurídico de la mafia no logra "negociar" con tanto éxito que en El Paso, le quedará al clan Bush recorrer a los habituales procedimientos dilatorios para llevar el tema hasta después de las elecciones del 2008, con el secreto deseo de que, entretanto, el terrorista salga del país o que la naturaleza archive definitivamente el caso.

FLORES CON SUS CÓMPLICES

La FNCA que organizó, orientó y financió los atentados de La Habana, recibía este sábado en Miami, en su banquete anual del 20 de mayo, al ex presidente de El Salvador, Francisco Flores, quien durante años dio cobertura a las actividades terroristas promovidas contra Cuba desde el territorio norteamericano.

¿A qué vino este "ex" a la Florida?

El Salvador, donde Posada conspiró durante más de una década, beneficiándose de protección e impunidad, queda como alternativa para una salida intempestiva —legal o ilegal— del agente de la CIA, ex asesor de seguridad del presidente Napoleón Duarte.

Flores siempre será recordado por haber sido el primer mandatario en avalar al gobierno golpista de Pedro Carmona, en Venezuela.

Este fin de semana, Flores recibió una ruidosa acogida de parte de la cúpula de la FNCA y abrasó con efusión a Jorge Mas Santos, el presidente de su junta directiva, y a su alter ego… José Pepe Hernández. El mismo Pepe que se salvó oportunamente, en 1997, de la saga asesina de La Esperanza. Y quien ofreció a Percy Alvarado, el agente Frayle de la Seguridad Cubana, 10 000 dólares para hacer "explotar" el cabaret Tropicana.

POSPUESTO JUICIO A CINCO COMPLICES DEL TERRORISTA

• Entretanto, en El Paso, la farsa continúa. El juez federal David Briones acaba de determinar que los juicios por desacato de cinco cómplices de Posada son pospuestos hasta el día 20 de agosto.

La decisión ha sido tomada a solicitud del acusado y terrorista patentado Ernesto Abréu. Inicialmente, el comienzo del proceso judicial en su contra estaba fijado para el 29 de mayo.

Abréu será enjuiciado con dos otros cercanos colaboradores de Posada, Santiago Alvarez Fernandez-Magriñá y Osvaldo Mitat, quienes cumplen, respectivamente, cuatro y tres años de cárcel por su posesión ilegal de armamentos.

Motivo de la petición admitida por Briones: la defensa y la fiscalía están "negociando una solución" al asunto.

En otro episodio de esa escandalosa saga jurídica, la jueza Kathleen Cardone, la misma que liberó a Posada días antes, falló ahora a favor de prorrogar el juicio de José Hilario Pujol, de 76 años, y Rubén López Castro, de 67, hasta el 22 de agosto. ¡Por el mismo motivo!

"Negociaciones" con el ministerio público han permitido a Alvarez y Mitat mejorar sus perspectivas de liberación, al reducirse su condena por la entrega "extra" de armamentos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal