lunes, febrero 05, 2007

Guadalupe y Tenango: El Dolor Extendido

“Yo me quede así un ratito en el centro…. Solo miraba muertos por un lado, muertos por el otro…la tribulación de la pobre gente” Testimonio de niño sobreviviente de la masacre. (28 de febrero 1983).

Hace un año la Mariposa me invitó a la vigilia de Tenango y Guadalupe. En dicho acto la compañera denunció con su grupo Vaguada dichas masacres, sin pensar que unos meses mas tarde tendríamos que estar denunciando el vil asesinato de sus padres ocurrido en Suchitoto el 2 de julio del 2006.

Hace ya 23 años de la masacre de Tenango y Guadalupe y cada día me duelen mas los 300 masacrados (Entre niños@, mujeres y ancianos, todos de la población civil) por el Batallón Atlactl/ al mando de los sátrapas genocidas Gral. García, Onecífero Blandón Domingo Monterrosa Barrios y Juan Orlando Zepeda.


La operación fue denominada : “Guazapa Diez” y fue dirigida contra las tropas insurgentes que se ubicaban al Este del Cerro de Guazapa. Las tropas insurgentes habían cercado Suchitoto durante ocho días y ante la incapacidad del ejército de derrotar a las tropas guerrilleras desquitaron su frustración asesinando a la población civil de Guadalupe y Tenango, cantones a seis kilómetros de Suchitoto. La FAES, CUSEP, ORDEN. Batallón Atlacatl, la Policía de Hacienda y la Guardia bombardeaban las posiciones guerrilleras desde los alrededores de Suchitoto y desde el aire. Ante tal ofensiva al campesinado no le quedó otra poción que tratar de huir hacia el Este a la Zona rural de Cinquera, departamento de Cabañas. Cuando mas o menos (según reportes periodísticos internacionales) 150 campesinos se encontraban en los planes de Tenango los aviones comenzaron a tirar bombas de 1000kilogramos y las fuerzas militares y paramilitares cercaron a los campesinos y los exterminaron a fuego cruzado. No terminaban de saborear la masacre cuando descubrieron que en la cuesta de Tenango una columna de mujeres y sus recién nacidos huían del ejército. Las fuerzas represivas del ejército envolvieron a la población y la masacraron en plena luz del día. No habían pasado ni media hora de la masacre cuando el dipsómano y heroíno que estaba de presidente Álvaro Magaña anunciaba que el ejercito había destartalado los campamentos guerrilleros y trescientos comunistas habían sido ejecutados. Para nosotros@ los habitantes de la zona no era nada nuevo ni extraño. Desde los ochenta habían masacrado a nuestro pueblo en San Francisco Echeverría, la Azacualpa, Santa Olalla, el Zapote, Carrasco, las Tortugas, la Mesa,Tejutepeque y Cinquera. Todos habiamos presenciado la muerte de nuestros compañeros@, todos una y otra vez habíamos salido en guinda; pero todos teníamos la convicción que ahí donde FECCAS Y UTC desfilamos por primera vez a nivel nacional, seria ahí mismo donde las fuerzas del pueblo terminarían con la guardia y el ejército lo cual sucedió como se apunta y si no hubiera sido por la interferencia imperialista esta fuera hora que del viejo ejercito de sátrapas y criminales solo quedaría la historia. Cierto es que los militares desaparecieron como Casta Social Armada; sin embargo, ahora se esconden y crean un ejército de extorsionadores que tiene a la pequeña y mediana empresa al borde de la desesperación y de la muerte.

Guadalupe y Tenango me duelen al alma y así me duele la patria. No olvidemos juzgar a los que masacraron a nuestro pueblo (Garcia, Blandon, Zepeda, etc. Donde estén, como quiera y como sea son culpables y tienen que recibir el castigo del puño del pueblo Farabundista.

Ponciano Montañés

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal