lunes, febrero 26, 2007

Izquierda salvadoreña pide investigación internacional de caso de diputados

San Salvador - Tras el asesinato en Guatemala de cuatro policías involucrados en la muerte de tres diputados y un chofer salvadoreños, la ex guerrilla izquierdista de El Salvador pidió hoy que la Policía de Francia, España o Inglaterra asuman la investigación del caso.

“Se perdió la confianza en la Policía de Guatemala y la de El Salvador ha tratado de manipular la información, por eso es necesaria una tercera policía confiable que no tenga intereses en la investigación”, declaró el portavoz del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Sigfrido Reyes.


Tanto en Guatemala como en El Salvador, impactados por el asesinato el pasado 19 de febrero de los diputados del Parlamento Centroamericano, William Pichinte, José Ramón González y Eduardo dAubuisson, y el chofer Napoleón Ramírez, volvió a reinar el estupor por el asesinato, ayer en una cárcel de máxima seguridad, de los presuntos autores materiales del crimen.

Los policías, identificados como Luis Arturo Herrera López, de 39 años, José Adolfo Gutiérrez de 36, Marvin Lange Escobar de 31 y José Estuardo López Arriaga 28, habían sido detenidos el jueves.

Todos pertenecían a la sección contra el crimen organizado de la División de Investigación Criminal (Dinc), un cuerpo de élite de la Policía.

Según el FMLN, con el asesinato de los agentes detenidos en Guatemala “queda claro que la confianza en la Policía guatemalteca es nula porque el crimen organizado penetró a un nivel muy alto y con alcances desconocidos en El Salvador”.

El planteamiento del FMLN también fue expuesto por el diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), Schafik Handal, hijo del extinto líder del FMLN de igual nombre, al señalar que “las policías de El Salvador y Guatemala están contaminadas y por sanidad hay que traer a otros que investiguen”.

Con el nuevo asesinato en Guatemala, el portavoz del FMLN puso en duda la participación de los diputados de su partido en próximas sesiones del Parlacen.

“La prudencia indica que sesionar en semejante ambiente de inseguridad en la capital guatemalteca no es aconsejable”, señaló Reyes.

El primero en admitir la corrupción imperante en las fuerzas de seguridad pública fue el presidente de Guatemala, Oscar Berger, al reconocer en México que el crimen de los parlamentarios fue al parecer obra del narcotráfico.

A pesar de las críticas sobre la investigación, el director de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, Rodrigo Avila, comentó ayer que en la institución “siempre estamos dispuestos a seguir trabajando, siempre dispuestos a que se llegue a la verdad”.

“Tenemos que seguir avanzando, porque todavía existen bastantes líneas abiertas de investigación. En El Salvador estamos trabajando para poder atar algunos cabos sobre algunas de las evidencias, sobre algunos elementos que se obtuvieron en la fase inicial”, enfatizó Avila.

El jefe policial salvadoreño también expresó su preocupación por lo que está ocurriendo en Guatemala.

“Yo creo que las autoridades de Guatemala, el Gobierno de Guatemala necesita definitivamente de toda la ayuda porque a todas luces ya se ha perdido la confianza en su misma gente”, enfatizó Avila. / AFP

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal