domingo, agosto 06, 2006

¿Quién es Raúl Castro?

hermano menor del Comandante analizado desde la perspectiva francesa

Danielle Bleitrach
Rebelión

En la marea de desinformación que nos inunda, los periodistas no aciertan a explicarnos quién es Raúl Castro. El inevitable «experto» Machover y otros de la misma ralea se apresuraron a decir que Raúl no iba a ser capaz de «dominar» la situación por carecer del carisma de su hermano y porque en Cuba no le conocía casi nadie. Machover, enterrando a Fidel antes de tiempo, por primera vez le rendía un homenaje indirecto, pues reconocía implícitamente que Fidel no dominaba a su pueblo con el terror sino con «el carisma». Pero lo hacía para tratar de colarnos una vez más sus mentiras.

La visión que dan los medios franceses

Raúl es bien conocido en Cuba y desde luego no tiene la imagen que se ha creado en Francia de él, siguiendo al pie de la letra la consigna del cretino asesino de la Casa Blanca. Porque por ese lado, en Estados Unidos, todo sigue igual. Es verdad que se han oído voces que piden el fin del bloqueo, pero no son nuevas: desde hace años una mayoría del Congreso pide que se suavice el bloqueo; está formada por demócratas, pero también por republicanos vinculados al mundo de los negocios.

En Francia no se sabe nada de Cuba, pero tampoco se sabe nada de lo que pasa en Estados Unidos. La prensa se limita a difundir la propaganda de Miami, de los más exaltados, cuyos voceros son Machover y los otros «especialistas en Cuba». En Estados Unidos, ya sea por convicción, ya sea por una defensa lúcida de sus intereses, la mayoría está a favor, como mínimo, de que se suavice el bloqueo. Los negros demócratas norteamericanos, por ejemplo, defienden a Cuba, lo mismo que algunas Iglesias protestantes, pero también hay estados progresistas opuestos al bloqueo. La mafia de Florida (un batiburrillo de gángsteres, hombres de negocios, asalariados de la CIA y terroristas que han hecho de las suyas en toda Latinoamérica) domina ese estado, gobernado por un hermano de Bush: es «Miami vice». Allí cunde una auténtica histeria anticubana. Es uno de los cuatro estados de los que depende la elección presidencial, y es bien sabido lo que debe Bush al control que ejerce esa gentuza. Pero tampoco debemos olvidar que en el propio estado de Florida hay gente que se opone a esta mafia, incluyendo a emigrantes cubanos, entre los que se alzan voces que denuncian el bloqueo.

Con esto queremos decir que nuestra prensa francesa, la radio y la televisión, tampoco hablan desde el punto de vista estadounidense, porque este es mucho más complejo y menos anticubano; no, lo medios franceses son la voz exclusiva de la mafia de Miami, y sólo le dan la palabra a ella. No contentos con desoír a los 11 millones que viven en la isla y ocuparse únicamente de un grupito de «disidentes» pagados por el gobierno de Estados Unidos,[1] se convierten en portavoces exclusivos de un sistema, el del estado de Florida, cuyos defensores han estado mezclados en todos los asuntos turbios (asesinato de Kennedy, Watergate, verdugos de América Latina como Posada Carriles). Por no hablar de Robert Ménard, quien ha reconocido que cobra de la CIA.[2] Tenemos una prensa, radio y televisión que no sólo ha adoptado el punto de vista de esa mafia sobre Cuba, sino que además censura cualquier otro punto de vista, aunque proceda de Estados Unidos.

Por ejemplo, aquí están convencidos de que a Fidel Castro en Cuba le llaman líder máximo. Esta expresión no se usa nunca en la isla, donde se habla del comandante o sencillamente de Fidel. La expresión procede de Miami. Como están tan acostumbrados a oír hablar del «régimen cubano», les parece de lo más normal… Tratándose de Cuba no hay nada inocente, todo es propaganda. Hasta la Casa Blanca se intoxica a sí misma y llega a proponer entre las medidas para la «transición democrática» la vacunación de los escolares cubanos, cuando estos reciben 14 vacunas y la tasa de mortalidad infantil es más baja que en Estados Unidos. El que haga caso de esa gente está abocado a equivocarse.

Todo esto explica el grado de desinformación y los pronósticos siempre fallidos de nuestros «cubanólogos» de los medios franceses.[3] Todos esperaban que en el momento en que Fidel desapareciera se desataría en Cuba una guerra civil. Pues bien, Fidel está enfermo y ha traspasado los poderes en el marco previsto por la constitución. Cuba permanece en calma. Fidel no ha muerto, pero se considera en situación de delegar temporalmente sus funciones. La mayoría de los cubanos piensan que va a recuperarse y lo esperan. Nuestros medios ya no saben cómo interpretar esta calma, no hacen más que darle vueltas, recurren a sus seudoexpertos y seguiremos sin saber lo que pasa en Cuba.

Bush ha dicho que no se va a revisar el bloqueo. Fidel Castro ha traspasado el poder «a su hermano, el guardián de la cárcel». Es la línea oficial y no cabe duda de que se va a mantener.

En Miami los exaltados montan un espectáculo y gritan como todos los fascistas de su ralea «¡Viva la muerte!». Aquí nos los presentan como la Cuba «auténtica».

De modo que en Francia nadie sabe quién es Raúl Castro, ni que el traspaso de poderes está previsto por la constitución cubana, al igual que la constitución francesa, si la Presidencia queda vacante, otorga los poderes al presidente del Senado. Porque Raúl no es sólo el «hermano» de Fidel, es un hombre de estado bien conocido por los cubanos y apreciado por sus cualidades.

¿Quién es Raúl Castro?

Desde los primeros momentos de la revolución Raúl Castro formó parte del grupo de Fidel, junto con el Che Guevara y Camilo Cienfuegos. Fue precisamente él quien, estando en Méjico, le presentó al Che a su hermano. Aunque no tiene la prestancia de su hermano mayor, es un gran organizador, un revolucionario. Se habla mucho de su «pragmatismo» oponiéndolo al carácter «visionario» de Fidel. Raúl Castro también se apasiona por la teoría y el debate de ideas, pero luego traduce en hechos y organización las decisiones que se toman.

Durante el periodo especial se contaba un chiste en Cuba: todo el país pasaba hambre y adelgazaba menos un campesino, que permanecía muy orondo y en una forma física envidiable. Raúl fue a verle y le preguntó cuál era su secreto. «Como esta hierba», le contestó el campesino. Raúl mandó que la analizasen y descubrió que tenía unas cualidades nutritivas extraordinarias, por lo que ordenó que la cultivasen en gran cantidad y se suministrase a los cubanos. En esto intervino Fidel: «Ni tocarla. Hay que conservarla para recurrir a ella en caso de invasión o endurecimiento del bloqueo».

Esta anécdota resume bien el modo en que los cubanos ven a los dos hermanos. Conocen el papel que tuvo Raúl en la revolución. Cómo fue capaz de crear un ejército revolucionario que desde entonces está ahí para defender la isla y prestar ayuda material a los cubanos.

Como me explicaba una amiga al declararse la dolencia de Fidel: «Cuando todo el mundo estaba en el limbo y no sabía cómo asegurarse el sustento, Raúl tomó cartas en el asunto, defendió e impuso una medida controvertida, la creación de los agromercados para que los campesinos vendieran sus productos en la ciudad». Esto evitó que los cubanos murieran de inanición y Fidel se avino a esta idea que no le gustaba, porque sabía que podía generar un campesinado enriquecido y egoísta. Al mismo tiempo Raúl desarrolló grandes explotaciones agrícolas gestionadas por el ejército. Todavía hoy, cuando los precios tienden a subir, interviene el ejército poniendo en el mercado gran cantidad de productos agrícolas que estabilizan los precios.

Pero no queda ahí la función del ejército a su mando. Las fuerzas armadas administran directamente empresas, sobre todo en el sector turístico, y ensayan métodos de gestión que se aplican luego en otros sectores. El ejército cubano es el único autosuficiente. Pero este laboratorio no se limita a la economía. Cuba quiere tener un turismo ecológico, respetuoso con el medio ambiente, lejos del modelo «hortera de playa», y el ejército, en el marco de la reestructuración azucarera, está acondicionando campos azucareros en la provincia de Santa Clara para la práctica del turismo ecológico.

Los lazos entre este ejército revolucionario y la poderosa central sindical cubana son muy estrechos. Cuando hice mi investigación en los centrales azucareros este vínculo me llamó la atención. En los locales sindicales había retratos de Raúl y los trabajadores azucareros se declaraban prestos a movilizarse en caso de invasión. En esa ocasión descubrí una trabazón de la sociedad cubana distinta de la que se percibe en los círculos intelectuales de La Habana. Todas mis indagaciones me han confirmado esta capacidad organizativa, partiendo de los problemas concretos de los cubanos y aportándoles respuestas y hombres y mujeres con conocimientos prácticos.

Raúl Castro no se contrapone al carácter visionario de su hermano mayor, sino que lo complementa, lo fortalece con una organización revolucionaria y popular. Los cubanos conocen esta labor de Raúl y la aprecian. Sin desinteresarse por las relaciones internacionales (como las delegaciones internacionales que viajan en particular a China), ante todo se preocupa por mejorar la situación en Cuba y fortalecer la defensa de la isla.

Si Fidel es una figura titánica, un símbolo de la unidad de Cuba, Raúl dispone de una trama de fidelidades, de confianza. La imagen que se le ha dado de hombre gris no es exacta, es extrovertido, vivaz, le gusta el baile y la fiesta, mientras que su hermano mayor es más austero, más distante.

El traspaso de poderes es, pues, perfectamente constitucional y además es aceptado por la inmensa mayoría de los cubanos. Ya sean o no críticos con el sistema político —y en cierta medida todos lo son, incluido Fidel, basta con releer su discurso de la Universidad del 17 de noviembre de 2005 para darse cuenta de cómo los dirigentes y el pueblo cubano son capaces de denunciar lo que está mal e intentan corregirlo—, todos están dispuestos a resistir frente a la colonización norteamericana. Nombrar a quien dirige el ejército revolucionario en un momento en que Estados Unidos podía intentar cualquier cosas era algo completamente lógico. Desde hace más de cuarenta años Cuba soporta una guerra larvada, atentados terroristas, bloqueo y propaganda, y es normal que el ejército revolucionario, que se basa en la movilización popular, esté a la cabeza del país.

Los cubanos, por lo demás, han demostrado con su tranquilidad la fuerza de esta movilización. Todos los dirigentes y responsables se han dedicado a explicar que Fidel necesitaba reposo, que contaba con el espíritu de responsabilidad de los cubanos y que la tarea principal era mantener la unidad del pueblo cubano. Ni Raúl Castro ni muchos otros dirigentes han salido por la televisión, porque estaban todos en los lugares de trabajo, lo más cerca posible de los cubanos, para transmitirles esas consignas. De todos modos hacía meses, por no decir años, que esta situación estaba prevista, y cada cubano sabía lo que tenía que hacer cualesquiera que fuesen los acontecimientos. En un artículo reciente titulado ¿Qué pasa en Cuba? planteé hipótesis de este tipo acerca del «posfidelismo» y creo que se están cumpliendo. Aunque aún no estamos en el «posfidelismo», porque Fidel no ha muerto y la mayoría de los cubanos están convencidos de que «saldrá de ésta» y la única incógnita es saber si va a ayudar, a aconsejar o a tomar las riendas otra vez.

Aunque Cuba ya dejó atrás el monocultivo azucarero, los dos días que estuve en la zafra tuve la impresión de asistir a una verdadera guerra, con unas brigadas dirigidas por un estado mayor… La calma, la tranquilidad cubana que ha asombrado a todos los observadores, es el resultado de esta organización en la que Raúl Castro ha desempeñado una gran tarea durante muchos años.

Pero para saber todo esto hay que preocuparse por el pueblo cubano y no únicamente por el grupito de asalariados de Estados Unidos, y no dejar que las voces de estos últimos sean las únicas que se oigan en los medios franceses.

Notas

[1] No es ninguna afirmación gratuita: ahí tenemos las últimas medidas (julio de 2006) preconizadas por Bush para apretar la tuerca del bloqueo y financiar la propaganda anticubana en la isla y en el extranjero (se dedican 80 millones para este fin y se designa claramente a los beneficiarios, personas como Osvaldo Payá, las Damas de Blanco y la flor y nata de la disidencia). Estos últimos, por otro lado, han protestado porque, primero, Miami se queda con la mayor parte del dinero, y segundo, porque esta designación oficial les desprestigia.

[2] Véase el libro Les Etats-Unis DE MAL EMPIRE, Danielle Bleitrach, Viktor Dedaj y Maxime Vivas, Ed. Aden, Bruselas, 2005.

[3] Que no se limitan a Cuba: los patinazos de Paranagua, el «especialista» en América Latina de Le Monde, son notorios. Dijo que Evo Morales estaba peleado con Chávez y no iría a Caracas justo cuando Evo aterrizaba en Venezuela. Evidentemente, la culpa fue de Fidel, que como está obsesionado con contradecir a Paranagua, convenció a Evo. ¿De dónde había sacado esa información? Otra metedura de pata: Paranagua explicó que Chávez ponía en un aprieto a la izquierda latinoamericana y rompía el Mercosur; pero la reciente cumbre de finales de julio no sólo supone el ingreso de Venezuela y Bolivia, sino también la ruptura del bloqueo contra Cuba, y la presencia de Fidel es su aspecto más sensacional.

Comunicación personal de la autora. Danielle Bleitrach es profesora jubilada universitaria francesa.

Juan Vivanco es miembro de los colectivos de Rebelión y Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción es copyleft y se puede reproducir libremente, a condición de mencionar a la autora, al traductor y la fuente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal