jueves, junio 07, 2007

El Salvador: !ustedes no tienen solvencia para hablar de libertad de expresión!

Gracias, presidente.

Yo sé que cuando a un partido oficial se le está desmoronando su proyecto político, y hay insatisfacción generalizada porque no hay empleo, la delincuencia golpea todos los días a las familias, todo está caro –como dice la gente– y porque ya no hay credibilidad en el gobierno, es necesario montar debates para distraer a la gente de sus problemas cotidianos.

Pero es importarte que hagamos esta discusión. Yo creo que todo lo escuchado ahora, nos refleja la existencia de una doble moral, de una hipocresía, de gente que se rasga las vestiduras hablando de democracia y libertad de expresión. Pero ¿qué significan, para estas personas, esos conceptos?


Yo quisiera, presidente, si me lo permite, hacer un breve recuento de cómo los que hoy vienen a hacer apología de una libertad, que es esencial al ser humano, se han comportado en la práctica, a lo largo de todos estos años. Las personas que hoy claman por la libertad de expresión, son las mismas que han promovido, instigado y, posiblemente, ejecutado gravísimos crímenes contra esa libertad, no en otros países, sino aquí en El salvador.

La Crónica del Pueblo, periódico de oposición incendiado, y su director asesinado. El Independiente, otro periódico crítico dinamitado, su director tuvo que irse al exilio para que los que ahora estan lloriqueando no lo mataran. El periódico Orientación, de la Iglesia Católica, fue dinamitado. La Radio YSAX, tres veces dinamitada y, como no podían silenciar esa voz, terminaron asesinando a Monseñor Romero.

¿Dónde estaban, ustedes, que ahora vienen a lloriquear, a rasgarse las vestiduras, cuando todos esos crímenes se cometían contra la verdadera libertad de expresión del pueblo? ¿Dónde estaban, ustedes que ahora vienen de saco y corbata, pero que en esos momentos eran otra cosa, haciendo algo que no vamos a detallar en este debate? ¿Dónde estaban, cuando doce periodistas, entre ellos varios extranjeros, fueron asesinados durante el conflicto armado, por aquellos que se oponían a que las noticias de lo que estaba sucediendo en El Salvador se conocieran en el mundo? Pero no nos remontemos a tiempos muy lejanos, y vayamos a tiempos cercanos.

En 1998, un señor de apellido Saca, que entonces era presidente de ASDER y que ahora es su presidente, promovió una reforma a la Ley de Telecomunicaciones para que se ampliara el ancho de banda en frecuencia modulada, con el propósito de anular a otras radios que le generaban mucha competencia, y varias radios pequeñas en el interior del país, radios participativas y comunitarias, tuvieron que cerrar.

¿Dónde estaban ustedes, y dónde estaba el bolivariano diputado Rodolfo Parker, quien hoy nos ha dicho que es venezolano y bolivariano? ¿Dónde estaban ustedes, cuando el señor Saca, en 1998 presionó para destituir al entonces superintendente de la SIGET, Orlando de Sola, porque él, genuinamente, estaba promoviendo la competencia en el ámbito de las comunicaciones?

Pero podemos ir a tiempos aún más recientes. Yo sé que son pecadillos que han cometido, y que no les gusta que se los recuerden, pero hay que decir la verdad, ser coherentes y dejarse de hipocresías. En el año 2001, su entonces presidente, el señor Francisco Flores, se propuso cerrar el Canal 12 de televisión, y casi lo lográ con una orden directa de eliminar toda la publicidad gubernamental y de grandes empresas para ese canal, debido a que era una voz que cuestionaba la corrupción y el mal manejo que estaba haciendo de los fondos y de toda la ayuda de emergencia por los terremotos de enero y febrero de ese año.

Sigamos adelante. Yo sé que les molesta, pero tienen que escuchar. En 2003, el Canal 27 de televisión, de la Iglesia Bautista de Santa Ana, días después de haber entrevistado al compañero Schafik Hándal, se le clausuró la concesión. ¿Dónde estaban? Yo les pregunto, ¡contesten!, ¡respondan!, ¡háganse cargo!…

Continuemos. El Grupo Samix, cuyos dueños son reconocidos: el señor Saca, el señor Figueroa y otros, se negó a pasar mensajes pagados del FMLN, en nombre de la libertad de expresión. ¡No, no les luce!, ¡se ven mal!, ¡no les queda bien ese traje!, ¡les queda demasiado ancho hablar de libertad de expresión!…

Año 2005, el programa televisivo Sin Censura es sacado del aire, pero yo no escuché pronunciamientos en contra de parte de ustedes, no oí lloriqueos, ni lamentaciones en ese momento, y eso fue un atropello burdo a la libertad de expresión.

El Diario Colatino fue incendiado a principio de los años noventa, y casi asfixiado financieramente durante todo este tiempo, por decisión de los gobiernos de ARENA. ¿Dónde están sus pronunciamientos en contra de esta violación a la libertad de prensa y de expresión?

No nos vayamos muy lejos. En Cojutepeque, la alcaldía de ARENA coarta la libertad de expresión, impidiendo que los diputados del pueblo le rindan cuentas a sus electores todos los viernes por la tarde, y le han prohibido a los dueños de unidades móviles de sonidos a que divulguen mensajes del FMLN. porque si no, les van a retirar el permiso. ¡Ve que libertad de expresión!, ¡dan lástima, señores!, ¡no sean hipócritas!…
El señor, a quien algunos idolatran tanto, que escribe editoriales y que otros hasta son apoderados de él, no permite que el FMLN y otros opositores publiquen pronunciamientos en su periódico. ¡Qué clase que libertad de expresión!, y van a la SIP, hacen sendos editoriales y, cuando manipulan las opiniones y tergiversan las declaraciones de los opositores, no aceptan cartas de derecho de respuesta, algo consagrado en la Constitución.

Yo sé que los podría aburrir con estos pecadillos que todos los días ustedes cometen, pero no es esa mi intención, y creo que con estos pocos ejemplos ustedes quedan desenmascarados como lo que son: confunden la libertad de expresión con el abuso de los dueños de ciertos medios de comunicación y con sus intereses egoístas. Ya quisiera El Salvador tener la cantidad y diversidad de medios que tienen otros países como Venezuela.

Ahora, ¿por qué toman hoy el caso de Venezuela?, ¿por qué cuando un Estado soberano está haciendo uso de su derecho legítimo? Les quiero mostrar una convención internacional de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, firmada por El Salvador, la cual reconoce el derecho soberano de cada Estado a reglamentar sus telecomunicaciones, teniendo en cuenta la importancia creciente de éstas para el mantenimiento de la paz y el desarrollo económico y social de los países.

Por otro lado, la legislación venezolana no contempla renovaciones automáticas. Yo no sé si ustedes, en las legislaciones que han aprobado para favorecer intereses minoritarios, han dado concesiones indefinidas. Nuestra Constitución no establece concesiones indefinidas. Habría que revisar al Estado venezolano como administrador del espectro radioeléctrico, que es un bien público, y que tiene potestad de decidir cuándo renovar y cuando no un permiso de transmisión.

Pero la hipocresía de los que aquí han venido hoy a rasgarse las vestiduras se cae por el suelo cuando examinamos que en los últimos años, a lo largo y ancho del mundo, 600 emisoras de radio y televisión no han sido renovadas. Les voy poner unos ejemplos. Perú, abril 2007, cierre de dos canales, les estoy hablando de cierres –porque RCTV es no renovación de una concesión, no un cierre– por incumplir la ley de radio y televisión, por licencias vencidas y utilización de equipo no adecuados, y ¿pidieron ustedes un pronunciamiento en contra de eso?, no, ¿verdad?.

Uruguay, revocación de permiso a emisora 94.5. El Salvador, ¡qué curioso!, julio de 2003, se revoca la concesión a El Salvador Network, una empresa de cable. Estados Unidos, ¡sorprendente!, revocada la concesión de WLTV Televisión, en 1969. España, julio 2004, revocada la concesión a TV Lasiana, abril 2005, cierre de emisoras de radio y televisión de señal abierta en julio del mismo año y cierre de una televisora católica.

Podría seguir, pero el tiempo se me puede agotar, porque la lista es demasiado larga
¿Por qué, entonces, tomar a Venezuela?, ¿cuál es el dolor con Venezuela? Es porque en el año 2002, su flamante presidente Saca –y quisiera que la cámara enfocara acá por favor– fue de los que se pronunciaron, apoyando el golpe de Estado contra el gobierno legítimo del presidente Chávez. –¡por favor, las cámaras, no huyan!–. El señor Saca dijo, entones, que estaba enviando una carta de apoyo y solidaridad al “presidente Carmona”. “Y se pone de manifiesto” dijo Saca, “el papel estratégico del sector privado para el desarrollo y defensa de la democracia”.

¡Señores, ya basta de hipocresías!. Afortunadamente, su comunicado ridículo y ofensivo, lleno de tonterías, no va cambiar las cosas, el pueblo venezolano ha tomado una decisión, es un pueblo libre, soberano, un pueblo que no va a dar marcha atrás y comunicaditos de las derechas a lo largo y ancho del mundo, no van a hacer retroceder a ese pueblo valiente.

Por último, los invito a que discutamos los temas que a la gente le preocupan: la problemática de la corrupción, el desempleo, el alto costo de la vida, de la incapacidad que tiene el gobierno de ARENA para resolver los problemas de El Salvador, ¡¡y no se metan con Venezuela!!.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal