martes, junio 05, 2007

5 de junio – Día Mundial del Medio Ambiente: En nuestras manos

Por Ángela Corvea

El 5 de junio de 1972, representantes de 113 naciones se reunieron en Estocolmo para celebrar la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano.

Preservar la naturaleza y elevar la calidad de vida en el planeta para el bienestar presente y futuro de los hombres que lo habitan, fue el mensaje como desafío que se emitiría.


La Asamblea General designa este día como el Día Mundial del Medio Ambiente con miras a profundizar en la conciencia universal de la necesidad de proteger y mejorar el medio ambiente. A partir de esta fecha, en 1973, se crea el PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente), comienza una urgente labor educativa en los medios de comunicación para difundir información sobre la necesidad de proteger y mejorar el medio ambiente. No es hasta 1987 que comienza a celebrarse en los países sedes esta efemérides. Cuba fue sede de esta importante fecha en el 2001.

El lema del Día Mundial del Medio Ambiente 2007 es – “El Deshielo - ¿Un Tema Candente?”, el cual refleja uno de los desafíos más grandes que enfrenta nuestra generación, el cambio climático. Hoy, en cualquier parte del orbe, en un comentario, noticia, conferencia o un simple diálogo entre amigos, está presente el tema del calentamiento global y el cambio climático… ¿palabras de moda? NO, desafortunadamente, una dura e irreversible realidad que nos toca a todos por igual en el planeta, sea cual sea nuestra procedencia, estatus social o económico, creencias o bien seamos bebés o longevos. Importantes medidas y acciones se están tomando a nivel mundial para mitigar y adaptarnos a estos cambios que se avecinan.

De ellas, las más importantes e impostergables, deberían ser la educación y la comunicación ambiental a todos los niveles, principalmente, desde las edades más tempranas. ¿Quiénes serán los adultos mañana?, ¿Tenemos bien claro qué significa el cuidado del medio ambiente?, ¿Estamos conscientes de los riesgos del cambio climático a corto y a largo plazo?, ¿Conocemos como simples ciudadanos, en la cotidianeidad, cuáles podrían ser nuestros aportes diarios, aunque sean minúsculos, para revertir esta grave situación planetaria?... definitivamente NO, aunque faltan muchas preguntas por hacerse. Entonces, vale esta reflexión: el único iceberg que tiene que derretirse es la ignorancia y esto sólo se logrará sí destinamos conocimientos, esfuerzos y recursos urgentes en el planeta, para la labor de educación y concienciación.

En nuestras manos está el hacer algo en este sentido ahora, mañana ya sería demasiado tarde.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal