sábado, julio 07, 2007

Como Anillo al Dedo…

(Editorial de Mauricio Funes)
Programa Sin Censura de (Radio Mi Gente 700 A.M.)
5 de julio de 2007

Las declaraciones de Mario Belloso, presunto responsable del asesinato de dos policías, ocurrido hace un año, resultan convenientes para los propósitos electorales del partido ARENA.

Traen a la memoria el pasado de violencia que vivió el país y hacen aparecer al FMLN como una fuerza política que no acaba de modernizarse.


Cuenta el propio Belloso, en una entrevista realizada por la Policía y difundida a los Medios de Comunicación por el Ministro de Seguridad, que todas sus acciones obedecían a un plan previamente concebido y dirigido por miembros de la Comisión Política del FMLN.

Belloso asegura que nada se hacía sin el consentimiento del coordinador general del frente y que, por tanto, siendo la Brigada Limón una estructura de este partido político, es de entender que él y todos sus integrantes recibían órdenes directas del coordinador.

Como prueba de lo afirmado, la Policía filtró a la prensa una serie de fotografías que aparecen en una computadora personal propiedad de Belloso...

Uno de los oficiales que comandaba el operativo de captura dijo que el contenido de la computadora se sumaría a las pruebas que demuestran la responsabilidad de Belloso en el asesinato de los policías y que, además, podrían incriminar a otros que actuaban con él.

Aparte que la publicación de las fotografías en algunos periódicos constituye una violación a la cadena de custodia del material que aun no había sido remitido a la orden del juez para su valoración, difícilmente se puede demostrar la participación o complicidad de una persona en la Comisión de un delito por el simple hecho de aparecer fotografiado en una escena compartida con el principal sospechoso del asesinato de los policías.

Aparecer en una fotografía de ocasión con el principal sospechoso de un crimen solo demuestra que se compartió la escena con el, pero esto no vuelve cómplice, mentor o responsable del mismo delito al resto de fotografiados.

Belloso, según el decir de los mismos dirigentes del FMLN, formó parte en el pasado de una estructura dedicada a realizar labores de organización y propaganda.

Participó en las elecciones para concejo municipal de Mejicanos y ganó un puesto como regidor allá por el año 2000. Su carácter y algunos actos de indisciplina cometidos en el ejercicio de su práctica política le llevaron a que fuera separado de las filas del partido.

Según aseguran quienes lo conocieron, fue literalmente depurado porque sus concepciones y métodos de trabajo no se ajustaban a las nuevas exigencias partidarias. Con el tiempo y como efecto de su separación del partido, aparece, junto a otros, al frente de una organización, que ni forma parte del FMLN ni es reconocida por sus dirigentes, realizando una serie de actividades de protesta callejera.

El FMLN pocos días después de los hechos del 5 de julio del año pasado tomo distancia de estas organizaciones y de los métodos violentos utilizados por ellas y aseguro que Belloso ya no formaba parte del FMLN y que por tanto no le correspondía a su dirección dar cuenta de las actuaciones de un ex militante que ha sido separado.

Uno de las supuestas pruebas con que cuenta el Gobierno para incriminar a la dirigencia del FMLN es la declaración extrajudicial de Mario Belloso, obtenida por la policía, y cuyos fragmentos, escogidos y editados, ya comenzaron a aparecer en los medios de comunicación.

En el video, Belloso haciendo gala de una extraordinaria descoordinación y falta de precisión en el análisis, se despacha una serie de criticas hacia el FMLN y termina asegurando que nada de lo planificado y ejecutado por el se podía haber hecho sin el consentimiento de la Dirección Nacional del Frente.

Es la palabra de Belloso, criminal confeso, contra la palabra de los dirigentes del frente. La verdad que nadie en su sano juicio puede montar una acusación contra un partido político y sus dirigentes basada únicamente en las declaraciones de una persona, quien además, como es el caso que hoy nos ocupa, resulta ser el principal incriminado en el asesinato de los policías.

Sobre todo, cuando transcurrieron más de 24 horas entre el momento de la detención y la remisión al juez que lo reclamaba.

Según la ley, cuando una persona acusada de un delito es reclamada por una autoridad judicial, una vez capturada por la policía debe ser puesta de inmediato a la orden del juez respectivo. 26 horas, tiempo en que se prolongó la permanencia de Belloso en las instalaciones de la División Antinarcóticos de la PNC, es suficiente para persuadir y hasta negociar con el imputado el sentido de sus declaraciones.

Basta con tener presente las acusaciones que, mucho antes de haber investigado el caso, hizo el propio presidente saca en contra del FMLN a solo unas cuantas horas de haber ocurrido el asesinato.

El proceder mediático en este caso es una pieza más del engranaje que ha sido construido para descalificar al frente, dañando la reputación de su dirigencia y generando temor entre los ciudadanos como ocurrió en las elecciones presidenciales del 2004.

Aparte de la forma espectacular y un tanto cinematográfica como fue tratada la captura de Belloso por la mayoría de medios de comunicación, es a través de estos medios, especialmente de los más afines al partido de gobierno, que se está realizando un juicio paralelo del caso, donde más importante que el establecimiento de la verdad judicial es la descalificación y anulación política del principal adversario de ARENA para las elecciones del 2009.

En este caso no es problema que el fusil desde el que se disparó no haya aparecido aun, que tampoco se tenga la identidad de quienes ayudaron a Belloso a montar el operativo, facilitándole el arma y la ruta de escape, menos aun es importante para sus captores haberlo retenido más tiempo del que exige la ley, o incluso, haber alterado la cadena de custodia al revelar a los medios de prensa supuesta prueba que podría haber sido utilizada en el juicio que se sigue contra Belloso.

Lo importante, para el gobierno y arena es haber logrado la declaración extrajudicial de Belloso y haber metido en el tamal a la dirigencia del FMLN, se tengan o no las pruebas necesarias para demostrar su participación.

En buenas cuentas, lo importante no es hacer justicia, lo importante no es evitar que hechos como este vuelvan a ocurrir, lo importante no es acabar con la impunidad, lo realmente importante, lo único que importa es influir en el animo del electorado, inclinar la balanza a favor del partido de gobierno y asegurar la continuidad en el poder.

Lo que realmente importa no son las próximas generaciones sino las próximas elecciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal