lunes, julio 31, 2006

Israel asesina a 57 civiles, la mayoría de ellos niños

La localidad de Qana, en el sur de Líbano, sufre la peor matanza desde el comienzo de la guerra

Agencias

Cincuenta y siete personas, en su inmensa mayoría niños, mujeres y ancianos, murieron en el ataque aéreo perpetrado esta pasada noche por la aviación israelí en la localidad libanesa de Qana. Se trata de la peor matanza desde que comenzó la ofensiva israelí contra las milicias chiíes libanesas de Hezbolá, que se está llevando por delante vidas e infraestructuras civiles en Líbano.

El Ejército israelí justificó el ataque alegando que desde Qana se han lanzado numerosos cohetes contra territorio de Israel, lo cual ha sido negado categóricamente por el Gobierno libanés. Hezbolá ha asegurado que "la carnicería de Qana no quedará sin respuesta".


Como consecuencia de la matanza, el primer ministro libanés, Fuad Siniora, ha pedido al secretario general de la ONU, Kofi Annan, la celebración de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad y ha declarado que en estos momentos sólo cabe negociar "un alto el fuego inmediato e incondicional" y "una investigación internacional sobre las masacres israelíes en Líbano". Por su parte, el presidente libanés, Emile Lahoud, se preguntó si la comunidad internacional va a permitir que Israel convierta a Líbano "en una nueva edición de Kosovo".

Los aviones israelíes bombardearon Qana --en las colinas situadas al este de la ciudad portuaria de Tiro (sur)-- hacia la una de la madrugada (medianoche en España), y destruyeron varias viviendas ocupadas por vecinos de la localidad que estaban durmiendo.

Un edificio de tres plantas fue alcanzado directamente en el extrarradio residencial de la aldea. Fuentes oficiales de defensa informaron de la muerte de más de 50 civiles que se habían refugiado en el edificio y un responsable civil de defensa presente en el terreno, Abu Shadi Jradi, anunció el hallazgo de los cadáveres de al menos 27 niños. Un reportero de The Associated Press ha constatado los restos mortales de niños, ancianos y mujeres. No ha aparecido en las ruinas del edificio ningún tipo de armamento.

Un voluntario de la Cruz Roja dijo a dpa: "Puedo decir que es una masacre. La mayoría de las víctimas huía de las bombas israelíes en otras áreas del sur de Líbano"

Tras conocerse la tragedia, medio millar de personas asaltaron la sede de la ONU en Beirut y quemaron banderas estadounidenses y de Naciones Unidas. Los manifestantes, que ya han sido disperasados, pudieron superar la barrera policial, forzar las ventanas y entrar en el edificio, mientras cantaban lemas contra Israel y Estados Unidos y acusaban a los Gobiernos árabes de no hacer lo suficiente para poner freno a los ataques israelíes.

El jefe de gobierno de Líbano, Fuad Siniora, compareció ante las cámaras de televisión visiblemente enojado y calificó el ataque de "crimen de guerra". Señaló además que ante la masacre de la población no hay espacio para las conversaciones y volvió a pedir un alto el fuego sin condiciones.

Pero el primer ministro israelí, Ehud Olmert, aseguró que su gobierno aprobará un alto el fuego en el conflicto de Líbano cuando Hizbollah haya cumplido con las condiciones para ello.

"Israel no tiene prisa por alcanzar un alto el fuego antes de conseguir los principales objetivos que nos hemos propuesto. Entre ellos figuran avances en el proceso diplomático y los preparativos para una tropa multinacional", dijo Olmert al inicio de la reunión semanal de su gabinete en Jerusalén.

Un portavoz del Ejército israelí sostuvo en Tel Aviv que el ataque fue una reacción a ataques con misiles por parte de la milicia de Hizbollah. El portavoz sin embargo no quiso explicar la razón concreta del ataque contra el edificio.

Manifestación popular en Beirut

Tras el devastador ataque aéreo israelí, cientos de manifestantes enojados asaltaron la sede de la misión de Naciones Unidas (ONU) en Beirut.

La gente, que protestaba así contra el baño de sangre, destrozó ventanales y ascensores. Se escuchaba "Alá u akbar" (Dios es grande) y "¡Dios bendiga a nuestro líder Nasrallah!", en referencia del líder de la milicia radical islámica de Hizbollah, el jeque Hassan Nasrallah.

No es la primera vez

En abril de 1996, más de cien civiles libaneses murieron en esta misma localidad en un ataque de la artillería israelí contra una base de la ONU. Los civiles se habían refugiado en las instalaciones de Naciones Unidas para escapar de los bombardeos israelíes.

EE.UU veta una petición de tregua en la ONU

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidos ha emitido un comunicado en el que manifiesta su "extrema conmoción y dolor" por la muerte de al menos 56 civiles en un ataque aéreo del Ejército israelí en la localidad libanesa de Qana, pero sin condenar la acción de Israel. La declaración de la ONU subraya la necesidad de poner fin a la violencia pero no pide una tregua inmediata a Israel, como había solicitado el Secretario General de Naciones Unidas Kofi Annan, y a la que se opone Estados Unidos.

Los quince países que integran este órgano tan sólo han podido acordar y emitir una tibia declaración presidencial en la que se expresa la "conmoción y disgusto" por el ataque de las fuerzas israelíes a un complejo residencial en Qana, en el que murieron más de 54 personas, entre ellos 37 niños. Sin mencionar a Israel, el Consejo "deploró firmemente la pérdida de vidas inocentes y la muerte de todos los civiles en el actual conflicto" y ha pedido al Secretario General, kofi Annan, que "informe en una semana sobre las circunstancias de este trágico incidente".

Clamor internacional de condena

España

A través de una nota emitida por la Dirección General de Comunicación Exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Gobierno español expresó su "más profunda consternación y condena" por el bombardeo y transmitió "su profundo pesar y dolor" a las familias de las víctimas y al Gobierno del Líbano.

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, consideró que el derecho de Israel a la "legítima defensa" no justifica la muerte de civiles inocentes, en un bombardeo "brutal", "indiscriminado" y "desproporcionado" de la aviación israelí sobre el Líbano.

Estados Unidos

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, dijo desde Jerusalén estar "profundamente entristecida por la pérdida terrible de vidas" y dijo a Israel que debe actuar con más cuidado, informó la radio pública israelí.

"Queremos un alto el fuego lo antes posible, estamos esforzándonos con urgencia para hacer cesar las hostilidades, pero los puntos de vista de las partes sobre cómo llegar a ello son diferentes", aseguró.

Francia

El presidente francés, Jacques Chirac, condenó el bombardeo israelí y pidió a su ministro de Sanidad, Xavier Bertrand, que viaje a Beirut para "para aportar una ayuda humanitaria de urgencia". "Francia condena esta acción injustificable que muestra más que nunca la necesidad de llegar a un alto el fuego inmediato sin el que no pueden más que repetirse otros dramas", señaló Chirac en un comunicado.

Comisión Europea

La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, calificó de "injustificable" el bombardeo e insistió en la necesidad de un "inmediato cese de la violencia y las hostilidades".

Liga Árabe

El secretario general, el egipcio Amro Musa, calificó el ataque de "agresión salvaje" y pidió el inicio de una "investigación internacional sobre la matanza y todos los crímenes de guerra cometidos por Israel en el Líbano, especialmente los que tuvieron como blanco a los civiles".

"Los ataques contra los civiles y las infraestructuras del Líbano son una prueba de las intenciones agresivas de Israel que no respeta sus obligaciones conforme a las leyes internacionales", dijo Musa, quien pidió que el Consejo de Seguridad de la ONU "asuma sus responsabilidades y presione a Israel para que ponga fin inmediatamente a sus operaciones" en el Líbano.

Egipto

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, calificó de "irresponsable" el bombardeo y llamó de nuevo a un inmediato alto el fuego.

Jordania

Abdalá II de Jordania emitió la siguiente nota: "El rey condena enérgicamente el feo crimen cometido por el Ejército israelí que mató a muchos civiles libaneses, en su mayoría niños y mujeres". El soberano insta además a la comunidad internacional a que "asuma sus responsabilidades y anuncie un inmediato alto el fuego".

Argelia

Un portavoz gubernamental denunció el bombardeo como "un acto de criminales de guerra", y señaló que Argelia apoya totalmente la posición del Gobierno y el pueblo libanés.

Benedicto XVI

El Papa hizo un llamamiento a "todos los responsables de la espiral de violencia" en Oriente Próximo para que dejen las armas, al tiempo que instó a los gobernantes y a las instituciones internacionales a "no ahorrar esfuerzos" para lograr el "necesario" cese de las hostilidades.

La "cada vez más grave y trágica" situación en Oriente Medio muestra "que no se puede crear un nuevo orden y edificar una paz auténtica cuando se recurre al instrumento de la violencia", dijo el Papa ante miles de peregrinos desde su residencia estival de Castel Gandolfo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal