miércoles, julio 11, 2007

JURISTAS CUESTIONAN PROCESO CONTRA MARIO BELLOSO

Entrevista con Mauricio Funes.

En una entrevista con Mauricio Funes, transmitida por los canales 15 y 21 de Megavisión, expertos en jurisprudencia y derechos humanos criticaron la actitud de la policía y la Fiscalía en el caso contra Mario Belloso, acusado de la muerte de 2 agentes y heridas a otros 10 el 5 de julio de 2006.

Jaime Martínez, del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales, Inecip de Argentina y David Morales, Asesor jurídico del Comité de Familiares de Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos, de El Salvador, Codefam, conversaron con Funes y este es un fragmento.


A un año de los violentos incidentes del 5 de julio del 2006, del enfrentamiento entre los manifestantes y agentes de la UMO y la muerte de dos de estos agentes, más las heridas a cerca de una decena.

A un año la Policía Nacional Civil capturó la mañana del lunes (2 de julio) a José Mario Belloso Castillo, acusado por la Fiscalía General de ser el autor material del asesinato de dos agentes de la UMO y de herir a cerca de 10 agentes más durante los disturbios protagonizados al frente del hospital de niños Benjamín Bloom, a inmediaciones de la Universidad de El Salvador.

La captura se efectuó a través de los diferentes medios de comunicación, a las seis y 40 de la mañana, en las cercanías de la urbanización San Luis, en la Diagonal Universitaria, luego de un intenso operativo de búsqueda organizado por la policía y combinado con elementos del ejército desde el domingo, en horas de la tarde, tras una llamada confidencial advirtiendo a las autoridades policiales de la presencia de un sujeto que tenía todas las características de ser Belloso.

El presunto autor de los hechos del 5 de julio escapó por un túnel que había construido en una de las habitaciones que conectaba a las alcantarillas; no obstante, agentes del Sistema 911 lo localizaron posteriormente, en el momento en que se hacía pasar por indigente.

Según la Fiscalía Belloso será procesado por los delitos de homicidio agravado, homicidio en grado de tentativa, uso ilegal de armas, conspiración y lesiones, cargos que, de hecho, ya fueron notificados al imputado por la jueza Segunda de Instrucción suplente, de San Salvador, Ana Ruth González Navarro.

El fiscal Rodolfo Delgado, que es el jefe de la Unidad contra el Crimen Organizado de la Fiscalía, declaró que las pruebas que han presentado son suficientes y tienen la suficiente contundencia para que Belloso comparezca en juicio formal.

Tras la detención de Belloso, autoridades de Seguridad Pública, como el Ministro de Seguridad y Justicia, René Figueroa, y el director de la Policía, Rodrigo Ávila, han asegurado que se siguen investigaciones a personas que habrían prestado ayuda a Belloso durante el año que estuvo prófugo de la justicia.

En un publicación del diario El Mundo, se hablaba de aproximadamente 15 personas que estarían siendo investigadas, ya sea por haber participado en el asesinato de los dos policías, dándole apoyo a Belloso, entregándole el fusil, recibiéndole el fusil, facilitándole su fuga, como también personas que pudieron haberle ayudado a sobrevivir como prófugo de la justicia durante todo este año.

Según el director de la PNC, en tres ocasiones la Policía estuvo a punto de detener al acusado, quien habría estado escondiéndose en la zona norte de Chalatenango, viajando por puntos ciegos hacia Honduras y Nicaragua.

La captura de Belloso ha desencadenado, y este es el otro lado de la moneda, un fuerte enfrentamiento político entre el partido de gobierno, ARENA, y el FMLN, tal como sucedió en el contexto mismo del propio 5 de julio, cuando ya hace un año, el Presidente de la república, sin tener mayores pruebas y como primera declaración, culpó al FMLN de estar detrás de estos hechos.

Ustedes recordarán la declaración que dio el Presidente poco después de participar en un acto público, donde frente a las preguntas de los periodistas, él dijo literalmente, no me cabe ninguna duda que el FMLN está detrás de la muerte de los policías.

Recientemente, el presidente Saca, aunque ha moderado su discurso, pero ha instado nuevamente al FMLN a pronunciarse a favor de la captura de Belloso, a condenar los hechos que ocurrieron hace un año, y ha dicho que le parece que la condena de parte del FMLN no es suficientemente agresiva y fuerte como para separar al FMLN de estos hechos criminales que ha calificado él como hechos terroristas.

El FMLN, por su parte, ha devuelto la acusación, calificando todo el proceso iniciado desde el 5 de julio del año pasado hasta la captura de Belloso como un hecho mediático, más bien, un show propagandístico que está siendo utilizado por el partido de gobierno para descalificar al FMLN de cara a las elecciones y sin tener mayores pruebas de la vinculación que pretende establecer entre Belloso, las estructuras con las que él operaba y el FMLN.

Esta mañana nos acompañan acá en estudio el licenciado Jaime Martínez, del Instituto de Estudios de Ciencias Penales, con sede en Argentina y está también el licenciado David Morales, consultor en materia de derechos humanos.

-¿Cómo lo valoran ustedes desde el punto de vista de la estabilidad que se pretende construir, de los avances que se pueden haber observado en la sociedad luego de la firma de los Acuerdos de Paz?

¿Cómo lo estás viendo tú, David?

-“Morales: Bien, Mauricio, es un caso que da muchas aristas, ¿no?, que se puede abordar desde diferentes posibilidades la, de los hechos mismos que ocurrieron el 5 de julio, hace un año. La dimensión de campaña publicitaria que prácticamente las autoridades han dado al caso, el descrédito de las autoridades que están dirigiendo el proceso, las eventuales violaciones procesales, uno de los más importantes, las marcadas contradicciones y manejos indebidos de la información por parte del mismo Presidente de la república y otros altos funcionarios.

Y además, inclusive la tentativa de vincular el hecho a reivindicaciones sociales, reprimidas arbitrariamente como ha sido el caso de los sucesos de Suchitoto.

Yo quisiera rescatar, recordar que el 5 de julio nos debería motivar al menos a dos situaciones fácticas.

Una de ellas, pues deplorar el grave hecho del asesinato de los policías, paradójicamente atacados por un individuo atrincherado, en un proceso en el que la UMO estaba actuando dentro de los parámetros adecuados de uso de la fuerza policial, digo paradójicamente porque por regla general la UMO es utilizada para usar la fuerza de manera desproporcionada e innecesaria, sin agotar precias posibilidades pacíficas de solución a la crisis, así como el contexto de deplorar las diferentes violaciones a la integridad que se produjeron. Y esto nos lleve a reflexionar sobre la situación del derecho a la vida y, y otros derechos fundamentales de los agentes policiales, muchas veces gravemente vulnerados, incluso en procedimientos de manejo de crisis, por los propios jefes que dirigen o que administran el incidente.

Pero también recordar que no se limitó al ataque armado, ni a los homicidios, el incidente, también se desencadenaron una serie de actos también sumamente reprochables, la campaña política infundada contra la Universidad de El Salvador, las lesiones graves, provocadas aparentemente por el disparo de la Policía a un funcionario universitario den…los abusos injustificables contra personas durante el cerco policial.

Es decir, estudiantes que fueron golpeados, amenazados de muerte, sometidos a tratos crueles e inhumanos y sometidos a castigos incluso físicos graves por parte de agentes policiales; el sobrevuelo de aviones militares sobre el campo universitario, todos ellos también hechos graves sobre los cuales no se ha deducido ninguna responsabilidad.

Entonces, parecería haber un manejo parcializado por parte de la Fiscalía y la Policía de esta realidad manejar sólo una dimensión y a partir de ahí montar una campaña publicitaria que trata de aprovecharse políticamente.

Y luego yo destacaría para cerrar en esta aproximación inicial, el descrédito de las autoridades que lo están conduciendo. De hecho, el fiscal que llevó inicialmente el caso, y entiendo que continúa al frente es el fiscal Rodolfo Delgado Montes, que tiene un historial largo de resoluciones de la Procuraduría de Derechos Humanos por encubrir graves violaciones a derechos humanos en investigaciones penales, incluye el ocultamiento de un homicidio durante el procedimiento en que murió el niño Gerardo Villeda, y donde también varios policías fueron enviados a un procedimiento absurdo, a una situación de muerte y algunos de ellos murieron. Incluye una sesión de tortura que dirigió el exdirector Mauricio Sandoval y él mismo dirige, pues, un procedimiento de allanamiento a la UES, donde indebidamente, pese a haber una coordinación, irrumpen en la universidad sin presencia de las autoridades y la procuraduría de derechos humanos y justamente en ese ingreso sin coordinación encuentran presunta prueba que entonces no hay garantía que pudo haber sido implantada en aquel momento.

En principio muchas dudas, un procedimiento sin mayor transparencia y garantías, y una campaña publicitaria con fines políticos que se monta alrededor.

-Pero refiriéndonos exclusivamente a los hechos, los que ocurrieron el 5 de julio, y luego el proceso de investigación que se inicia a partir de él. Hay que tomar en cuenta que una de las primeras detenciones es la que se da a las pocas horas, a las pocas horas realmente de ocurrido el asesinato y bajo la incriminación de que se trataba de una especie de soporte o de apoyo al ‘tirador’, al tirador que había sido identificado por fotografías y videos que proporcionó la prensa o parte de la prensa en nuestro país, que llevó finalmente a la condena de Herrador Funes, a 23 años de cárcel. Luego, después de casi un año de investigaciones, de seguimiento, la captura espectacular que se realiza, más que una captura espectacular, porque al final ni nos dimos cuenta de la captura sino que esta ocurrió de un modo un tanto casuístico porque por casualidad una persona vio a alguien que parecía indigente, avisó a la Policía. La Policía pasó, lo vio y en un principio no estaban seguros que se trataba de él. Pero todo el montaje que hubo previo, la participación de cuerpos combinados del GRP, de la UMO, de agentes de seguridad que estaban prestando seguridad al partido de fútbol de la final en el estadio Cuscatlán y que se trasladaron hasta lugar y también participación de elementos del Ejército, helicópteros y todo, hasta llegar con la detención de Belloso.

Entonces, todo ese proceso donde hay hechos concretos, en tu opinión, Jaime, ¿Cómo es que ha sido conducido? ¿Cuál es tu, la valoración de la manera como ha sido conducido todo este proceso?

-Martínez: Yo primero que nada quiero recordar que hace un año se vivió un acontecimiento terrible en el país. Lo primero que hay que tener en cuenta es una indudable condena sobre el hecho del asesinato de dos policías y de que resultaran además cinco agentes policiales gravemente lesionados, cuyas secuelas todavía las están pagando muchos de ellos, y a todas luces un evento como este, independientemente del autor y los motivos que haya tenido, independientemente de todo el manejo publicitario, partidario que ahora se le esté haciendo, independientemente de todo eso es un hecho ante todo condenable, lamentable, repudiable.

Y además creo que es un momento para reflexionar también acerca de las víctimas de estos acontecimientos, porque víctimas hay, no sólo los que murieron, no solamente, también los que han quedado heridos, agentes policiales que hace unos días un periódico sacaba un reportaje, lamentable, de cómo ha sido prácticamente abandonado a su suerte un policía con graves secuelas.

Eh, que se, se suponía que la corporación y que las autoridades del país le iban a dar todo el apoyo necesario para que estas personas recuperen su salud y sin embargo hasta haciendo una colecta estaba, pidiendo ayuda el policía para ver si le curaban sus lesiones.

Me parece bien paradójico esto con el gran despliegue publicitario que por otro lado se está haciendo, este día están apareciendo desplegados campos pagados en todos los periódicos, que la suma del costo de todos ellos quizás hubiese servido para poder hacerle la operación que este agente, el más grave lesionado, necesita. No hay que olvidarse también de los sobrevivientes y de los familiares de los mismos.

A mí me parece que, que hay una cuestión también fundamental a tomar en cuenta y es que sin caer en esa exacerbación que se está haciendo de los acontecimientos del 5 de julio del 2006, que a nivel mediático sin ningún, yo creo que sin ningún criterio, sin, sin ninguna valoración de fondo y crítica o autocrítica, se le pretende comparar con los sucesos del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, y con los acontecimientos del 11 de marzo de, de 2003 en Madrid …los más graves atentados del errorismo internacional que han acontecido en los últimos cinco o seis años, eso a mí me parece que es terrible.

Es una gran exacerbación, una exageración, una dramatización del asunto, una especie de búsqueda insaciable por parte de los medios de tener algo con que, este, no sé si vender periódicos, no sé si vender más noticias, no sé si, pero me parece que está lindando con la irresponsabilidad que los medios deben tener con esto. Aquí se está hablando sin tapujo alguno del 5-J como si las cosas fueran iguales.

Y sin darnos cuenta de que en realidad lo que hemos tenido es si bien un suceso terrible, condenable, reprochable a todas luces intolerable en nuestro país como es el hecho de que una persona aprovechándose de una manifestación públicamente hace uso de un arma de fuego, dispara un arma de guerra y que por otro lado hay policías muertos y heridos.

...Sí ha habido otros hechos de violencia, no los vamos a negar, han aparecido expresiones de gente que ha dañado propiedad privada, que ha dañado propiedad de medios de comunicación, pero nada tiene qué ver estos hechos, tienen una respuesta muy propia en la legislación penal son daños, son agresiones, son amenazas, puede haber robos, etcétera, pero no un hecho que es similar a lo del 5 de julio.

Y sin embargo frente a ese hecho aislado a mí sí me preocupa y creo que es donde hay que ponerle mucha atención a una escalada un alza en la violencia institucional, porque la violencia institucional sí se ha elevado y se elevó muchísimo, dos expresiones de ella son la aprobación de la Ley especial contra el Terrorismo y lamentablemente también se está mezclando este Ley Antiterrorista con la Ley contra el Crimen Organizado y Delitos de Realización Compleja, digo lamentablemente porque supuestamente esta segunda ley nada tiene qué ver con la primera.

Estas dos leyes son claramente leyes elevadamente represivas, leyes que coartan, que limitan mucho los, los derechos del imputado, del defensor, que limitan bastante el control de los jueces en el control de la evidencia, de la prueba, donde tiene mucho más poder la Fiscalía, la Policía, etcétera y me parece que eso, más la aplicación, porque ya no sólo es la aprobación de estas leyes, no sólo que están en vigencia y no se están aplicando, se les está aplicando continuamente.

Entonces, esto es una muestra de esa, eh, elevación en los niveles de la violencia institucional, porque cuando hablamos de violencia, y aquí es donde la mayoría de los medios no hacen la diferenciación, la violencia no es sólo la violencia social, no sólo es la violencia que se le puede atribuir a un movimiento o a un grupo que, o parte de ese grupo que en una marcha, por el motivo que sea, quemaron un vehículo.

También hay violencia cuando el Estado responde de manera violenta no sólo en el ejercicio de las atribuciones policiales, sino que también en el ejercicio de las atribuciones legales como estas leyes de las que hemos mencionado.

-Hagamos un análisis de los hechos. La captura de Belloso, en tu opinión, David, ¿es muestra de eficiencia, de efectividad policial y aun más, como decía el presidente Saca, de que aquí en el país se combate la impunidad?

-Morales: Pues no me lo parece, y me baso incluso en declaraciones de los propios jefes policiales en el contexto de la captura, ya de por si el hecho es muy extraño, ¿no?

Eh, de pronto un joven que prácticamente posa ante la prensa, en teoría, para atacar a la Policía, digo en teoría, porque jamás encontraron el arma homicida y este es uno de los factores que tienen que ver con la eficiencia y al final, eh, pudo haber sido otro tirador atrincherado que disparara desde atrás, desde otro lugar.

Eh, luego la prueba se maneja con poca transparencia y se ha hablado mucho de prueba científica pero no ha habido, eh, acceso público ni un manejo realmente transparente de esto. Pero lo cierto es que no hay ni siquiera arma homicida y esto debilita en gran medida la investigación.

Hay jefes policiales que declararon que incluso el caso estaba abandonado, que no se estaba siguiendo con mayor protagonismo la investigación. Y como siempre hay una llamada mágica que resuelve el caso y nuestra experiencia de derechos humanos es que esto usualmente, se da en casos preparados, ¿no?, es decir, de pronto una llamada en la madrugada a una oficina policial les dice dónde está el criminal y resuelven el caso; no es producto de una serie de acciones efectivas y serias de investigación o de pesquisas.

Realmente no, no se configura un escenario, a mi modo de ver, por la información pública de una investigación eficiente; y similar ocurre con el procedimiento de captura. Es decir, la llamada mágica, decomiso de una serie de objetos en los cuales no está claro, por lo menos no está garantizada la cadena de custodia en el escenario de un aniversario, un despliegue de fuerzas especiales impresionante etcétera, ¿no?

Es decir, hay algo que, eh, aquí no, no caza y es que no vemos una lógica de avance en el caso; hablan mucho de una estructura, de una incipiente guerrilla, pero realmente tampoco se ven elementos concretos alrededor de eso.

Eh, Belloso es capturado en la casa de su madre o se le intenta capturar en la casa de su madre, eh, dijéramos, no es ni siquiera una casa de seguridad, de una organización aparentemente no hay, dijéramos elementos que lleven a revelar realmente la existencia de una estructura en concreto.

-Pero así lo han presentado, lo que ha aparecido en los medios de comunicación es que en la casa había propaganda, había material que identificaba a las organizaciones de las que supuestamente formaba parte Belloso, incluso era su principal dirigente. Había armas, algunas de fabricación casera, otras armas industriales, había un túnel que es el que facilitaba la entrada y salida de Belloso por el sistema de alcantarillas que iba a dar hasta la diagonal universitaria y a la urbanización San Luis.

Es decir, ¿no te parece que configura un, un determinado escenario, una determinada forma de proceder?

Sr. Morales: Sí podría ser, pero no para las dimensiones de considerar una estructura de grandes dimensiones. De hecho cualquier estructura de secuestro por ejemplo, son estructuras que manejan diversas casas de seguridad, diversos equipos de trabajo, utilización de vehículos, tecnología, etcétera, ¿no?, el que secuestra, el que negocia, el que mantiene la custodia del secuestrado, es decir, son realmente estructura de crimen organizado.

En este caso lo que se ve es, bueno, un túnel que da a alcantarillas, eh, eh, una serie de objetos, entre ellos armamento; eh, no estaría claro, eh, dijéramos no es transparente a mi modo de ver los hallazgos.

Hay una computadora de la cual El Diario de Hoy revelaba, eh, fotografías de un movimiento estudiantil, eh, donde no hay al menos información que planifique terroristas o delincuenciales, sino reivindicaciones sociales; meten fotografías, eh, donde hay dirigentes estudiantiles o, o dirigentes políticos, ¿Pero esto qué puede al final de cuentas probar?

Creo que se está sobredimensionando esa situación.

Ahora, que podría existir un mínimo de organización, sí; que podría tratarse de un montaje publicitario, creo también. O sea, es muy incierta la información para la dimensión que se le pretende atribuir y muy también sospechoso el tema que inmediatamente estos pocos elementos, que deberían ser más que de un tratamiento publicitario, ser objeto de una investigación más profunda y quizás manejada con más cuidado y, y un manejo más confidencial de la información.

Todo esto se saca a luz con el lujo de publicidad, a efecto de tratar de vincular, un partido de oposición y además a un movimiento social a una supuesta estructura terrorista.

A mí me parece realmente sobredimensionado y creo que esto le resta credibilidad a ese escenario.

Y enfatizo, al final la captura de Belloso es producto de una llamada mágica, ¿no?, que, que dice donde está, eh, y no se ve que sea producto de una investigación seria y efectiva donde, eh, las pesquisas llevaron a esto.

-Sobre esto último, a ver, la Policía, en tu opinión, Jaime, ¿está o no está frente a buen caso? Cuando hablo de un buen caso, no me estoy refiriendo por supuesto a un caso que puede ser explotado propagandísticamente, no cabe ninguna duda que estamos frente a un hecho que conmocionó a la opinión pública hace más de un año, y aunque no tiene las dimensiones del atentado del 11 de septiembre ni tampoco del atentado en marzo en España, pero por supuesto que es un hecho que conmocionó por la forma como se dio, pero también por el tratamiento que, posteriormente seguido a él, a través de los diferentes medios de prensa. Yo estoy de acuerdo en que hay que condenar la muerte de dos policías pero no son las únicas víctimas de la violencia en nuestro país.

Pero en todo caso, ahí hay un hecho importante, lo que ha estado apareciendo a lo largo de todo este año son fotografías, videos, muchos de ellos proporcionados por la prensa y hoy más recientemente, estaba leyendo hoy en la mañana la versión digital del periódico El Mundo, una entrevista que no está clara si la hace el periodista con Belloso o si la hace el fiscal, eh, y la sacó en forma extrajudicial y le pasa el casete al periodista para que se publique. Pero el hecho está en que en la entrevista Belloso comienza a incriminar, comienza a decir que sí, que él es el que disparó, pero no lo hizo solo, tenía apoyo, recibió órdenes, menciona una serie de dirigentes del FMLN.

¿Qué es lo que se tiene entonces?

Se tiene fundamentalmente fotografías, armas que fueron encontradas en la casa donde estaba morando Belloso, pero para crear todo el escenario probable que está planteando el gobierno de que Belloso no actuó solo, sino que hay autores intelectuales y que estos autores intelectuales, según el gobierno, pudieran apuntar hacia la creación de una nueva guerrilla urbana con determinadas características, lo que se está basando fundamentalmente es en el testimonio, en el testimonio, en lo que Belloso pueda decir y que entiendo son declaraciones extrajudiciales, porque apenas hasta ayer fue remitido a la orden de la jueza, porque la jueza llegó a buscar a Belloso, pero mientras tanto platicó con René Figueroa, platicó con la Fiscalía, platicó con la Policía y no lo había hecho con la prensa.

Pero ahora ya aparece una, una, una entrevista. Entonces, ¿este es un caso fuerte o no es caso fuerte, un caso sólido o no?

-Martínez: Pues, el asunto es como la única fuente de información que tenemos en este momento; es una fuente irregular, para mí es una situación irregular y es también un indicio, un indicador de la irregularidad misma de este proceso. Porque tú bien lo dices, pues, lo, lo que se tiene es lo que se está reflejando, lo que están dando a conocer los medios de comunicación, especialmente los medios escritos y esa es una gravísima irregularidad, porque cómo es posible que la, la incautación de supuestas evidencias que la Policía ha hecho durante el allanamiento en la vivienda de este señor y más aun las declaraciones que supuestamente da también él se le atribuyen.

Cómo es posible que se haya dado a conocer primero a través de la prensa, a través de los periódicos, y no como debería corresponder en un proceso, que debe ser evidencia que si la es, debe ser revelada y debe ser presentada ante un juez.

Es decir, aquí estamos de cabeza, estamos, estamos poniendo las cosas al revés totalmente, porque, eh, sucede que de acuerdo a las reglas del proceso penal en cualquier parte del mundo, independientemente también de la idea que tengamos del proceso penal o de cuales son sus fines, o de la corriente dogmática que sigamos.

Es decir, si somos más o menos garantistas, porque nadie puede dejar de ser garantista, sino que esa es la esencia del derecho penal, pero por más o menos garantista que alguien quiera ser o que niegue su raíz garantista, lo que no puede negarse es que en la transición que hubo históricamente entre en derecho penal, entre, entre el proceso penal, perdón, de carácter acusatorio y el proceso penal inquisitivo, este, porque ha habido una mezcla de ambos, que dio una mixtura y por eso estamos viendo un proceso penal más bien mixto, es indudable, y en eso todos estamos de acuerdo de que las primeras fases de investigación, los primeros, los primeros, eh, indicios en la investigación deben estar sujetos al principio de reserva y eso lo dice el Código Procesal Penal.

Es decir, esa información de las primeras diligencias tienen que estar reservadas para la autoridad, las instituciones encargadas de la investigación…La Fiscalía, la Policía, lo menos que pueden hacer es no hacerlas públicas y no revelarlas a la prensa.

Esto de que a los dos días de que ha sido capturado el señor Belloso, El Diario de Hoy se dé el lujo de sacar hasta fotografías que están en la computadora del señor, ¡Dios mío! Pero si esto es, como digo, poner las cosas al revés, porque esto deberíamos de estarlo conociendo muy probablemente hasta en el momento del juicio cuando de…, debe desfilar la prueba con toda transparencia, con toda, eh, este, las garantías que se necesitan de la publicidad, de la inmediación de la prueba para que no sólo el imputado y la víctimas y los defensores sepan de lo que está ocurriendo, sino que también la población ejerza su derecho a saber que está pasando con la justicia y ahí los medios deberían de transmitir directamente lo que pasa en el juicio.

Pero aquí digo que las cosas las ponemos al revés, porque sucede que al momento del juicio ahí sí se decreta reserva, ahí sí no se puede saber, este, que está ocurriendo. Muchas veces así es, la población tiene menos posibilidades de conocer qué es lo que ocurre en el juicio propiamente que es la etapa central del proceso y que es la etapa donde de acuerdo al diseño de nuestra Constitución debe ser totalmente público.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal