viernes, abril 27, 2007

Farabundo En El Corazón

Paul Fortis

Este año se celebra el 75 aniversario y la resurrección de otro salvadoreño ejemplar. Este año cada salvadoreño debemos de hacer la promesa y ponerla en acción: de trabajar arduamente por los ideales del fundador de la revolución salvadoreña.

Farabundo Martí vive en el alma, en el corazón, en las venas de este pueblo indoblegable y no sólo del pueblo salvadoreño, sino de todos los pueblos revolucionarios del mundo, en América, Europa, Asia, Australia y África, es decir; en todo el mundo la voz fuerte de Farabundo es escuchada y así se abren casas, escuelas y centros revolucionarios que llevan el nombre del Gran Salvadoreño.


Qué alegría llegar a los territorios saharauis, o Angola y ver en el campo una escuela con el nombre de nuestro héroe. Qué alegría llegar a la tierra de Lenin o a la tierra del autor de Leaves of Grass (Walt Withman), a la tierra de Hemingway o John Steinback, y ver una casa que lleva el nombre de nuestro dirigente. Qué alegría llegar a Cuba, Nicaragua, Venezuela o a cualquier territorio liberado de la América Latina y sentir la presencia clara y fresca de nuestro Farabundo y qué responsabilidad es tratar de imitar los pasos de aquel gran hombre.

Pocos pueblos en el mundo han tenido ese orgullo que nosotros tenemos: de ser la “Cuna” de uno de los primeros internacionalistas del Siglo XX. Las montañas segovianas guardan el eco de sus pasos con sus botas embarradas, Guatemala, México y Rusia guardan el eco de su voz dirigencial.

Farabundo Martí no ha muerto, no celebres la muerte de Farabundo, celebra la resurrección y reencarnación en cada salvadoreño@ digno y honesto que lucha por la libertad de ese pueblo mártir azotado por los vendavales del capitalismo y el neoliberalismo y latigado hasta sangrar a muerte por los sátrapas representantes de dicho sistema.

Farabundo vive en la decisión de cada internacionalista a quien no le importa dejar sus cenizas en otra tierra con la esperanza de que de ellas florezca la libertad y la justicia. Vive en cada obrero y en cada campesino. Vive en la mujer del mercado que se alza contra los improperios del sistema opresor. Vive en los ojos cansados de Rhina y en el paso cadente y seguro de Norma, vive en las venas ardientes de Ramiro y en la voz agitadora de Guadalupe Erazo, vive en la sapiencia de Leonel y la astucia de Rebeca, en las carreras de Geraldina y la paciencia felina de Milton, vive en la sapiencia innata de Zoila y la agilidad estratégica de Blanca Flor, vive en La sonrisa de los niños esperando el nuevo amanecer, vive en el estudiantado universitario dispuesto a tirar sus libros y a agarrar las armas, vive en todos los hombres y mujeres del FMLN, vive en todo el pueblo salvadoreño a un paso de la victoria, a un paso de quebrar las barreras históricas enemigas del progreso y de la libertad. Vive en los labios serenos de Fidel y en la voz huracanada de Chávez Frías, vive en la sangre de Evo y vivirá eternamente mientras exista el pueblo Farabundista Internacional.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal