miércoles, marzo 07, 2007

Rufina Amaya... una mujer heroica

Gloria Silvia Orellana
Redacción Diario Co Latino

El Reverendo Medardo Gómez, de la Iglesia Luterana de El Salvador, afirmó que la partida de Rufina Amaya deja al país sin una mujer heroica que tuvo el valor de señalar a los autores de la Masacre de El Mozote, en Morazán.

“Con la partida de su alma, se ha perdido a una testigo viviente y con mucha determinación y valor, tomó la decisión de contar lo sufrido por las fuerzas armadas, en los años ochenta. Es una tragedia”, reconoció. Asimismo, sugirió que como tributo a su memoria y a la de otros miles, se deben recopilar todos los testimonios de la guerra contra la población civil.


“Debe existir, ya sea por escrito o conocido oralmente, todo lo referente a las vejaciones que sufrió la gente para que nunca más se vuelva a repetir una tragedia de esas proporciones”, sugirió.

Testigo Consecuente

Para el director del Museo de la Imagen y la Palabra (MUIP), Carlos Henríquez Consalvi, la muerte de Rufina Amaya los ha impac-tado, ya que a lo largo de su vida, la consideró una “voz solitaria” que tuvo el valor de narrar lo sucedido en El Mozote, aquel diciembre de 1981. “Fue consecuente con su vida y una gran colaboradora con nuestro museo, compartimos micrófonos cuando presentamos el libro “Luciérnagas en El Mozote” y cuando conmemoramos el 25 aniversario de la masacre. Hemos perdido una valiente y gran voz” opinó.

Mujer Serena

Por su parte, Monseñor Gregorio Rosa Chávez, afirmó que al enterarse de la muerte de Rufina Amaya, inevitablemente asoció la triste noticia al contexto de violencia en que se debaten el país y la región centroamericana. “Viene a mi memoria aquella tarde memorable en que Tutela Legal presentó ante la prensa nacional y extranjera, en el Arzobispado, el primer informe sobre la masacre de El Mozote.

El personaje principal, en esa rueda de prensa, era ella, Rufina. Me impresionó por su serenidad, seguridad en sus palabras, la valentía y contundencia de su denuncia” expresó. Asimismo, pidió que su muerte, en vísperas del Día Internacional de la Mujer, “reviva las mejores energías del pueblo salvadoreño y de quienes, en todos los rincones del mundo, sueñan como nosotros vivir en un país realmente justo, fraterno y solidario. Que descanse en paz esta intrépida luchadora, símbolo de la mujer salvadoreña”, concluyó.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal