domingo, marzo 25, 2007

Ex embajador de EE. UU. exhorta a salvadoreños trabajar por su país

Fotocopia de una de las páginas del diario del capitán Saravia donde mencionaba la “Operación Piña”.

Redacción Diario Co Latino

El ex embajador de Estados Unidos en El Salvador, y actualmente Presidente del Center For International Polucy, Robert White, cerró ayer sus actividades en este país, con una mesa redonda denominada “El Salvador, quince años despúes: Otra lectura” llamando a los salvadoreños a que cada día hagan algo positivo por su país.

El estadounidense expuso nuevamente, la tarde de ayer, todo el plan que el fundador del partido Alianza Repúblicana Nacionalista (ARENA), Roberto D’Abuisson, habría elaborado para asesinar a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, según documentos desclasificados de la CÍA y del Departamento de Estado, a los cuales tuvo acceso en Estados Unidos. “Lo que puedo decirles es que cada día hagan algo positivo por su país”, recomendó White a los asistentes al auditorium de la Universidad Centroamericana (UCA), quienes en su mayoría eran jovenes.


White dijo que no le importa ser criticado por hablar en contra de muchos gobiernos de su país, pero que realmente cuando se dio cuenta que en El Salvador se iba a nombrar hijo merítisimo a Roberto D´Aubuisson, no pudo quedarse con los brazos cruzados.

White insistió en que su testimonio es para que no quede duda de quien fue el actor intelectual del asesinato de Monseñor Romero y que si realmente no existió una condena cuando se iba a extraditar algunos involucrados fue porque se bloqueó desde El Salvador el proceso y se le puso tranca a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

White fue acompañado en la mesa redonda por Jessica Faieta, Residente Coordinador del Programa de Naciones Unidas para El Desarrollo (PNUD), además, de Argentina Patricia Valdez, quien trabajó en la elaboración del Informe de la Comisión de la Verdad en El Salvador; Guadalupe Morfin, análista de México, y Benjamín Cuéllar, director del Instituto para la Defensa de los Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA). Tanto Faieta como Morfin, insistieron durante su ponencia que El Salvador debe refrendar los Acuerdos de Paz.

Ambas estuvieron deacuerdo en que la conciliación nacional en un país donde ha habido guerra no es fácil y a veces tarda muchos años en llegar, no obstante, lo positivo en este caso es que el país no ha vuelto a tomar las armas como a veces sucede en otros naciones. Faieta destacó los logros alcanzados por El Salvador, el alfabetismo, crecimiento económico y algunos avances técnologicos.

Le reclaman a White

Luego de haber terminado las distintas participaciones, y los organizadores iniciaron la parte de preguntas, apareció entre el público Arturo Muyshondt, quien le reclamó en público al exembajador por haberle mencionado entre los que patrocinaban los escuadrones de la muerte.

Muyshondt dijo que White lo había mencionado como uno de los patrocinadores de los Escuadrones e intentó presentar un fólder con los documentos, pero fue abucheado por la asistencia y el exembajador le llamó a reunirse con él en otra oportunidad. “Usted me violó mis derechos humanos”, reclamo Muyshoodt. White respondió “Su caso no es de interés general, con mucho gusto hablamos en otra oportunidad”, manifestó White.

En los documentos en lo que el exembajador estadounidense respalda sus argumentaciones, figura la fotocopia del diario decomisado al Capitán Álvaro Saravia, que contiene una lista de una buena cantidad de personajes, entre los que figura Muyshondt, que habría dado dinero para el sostenimiento de los escuadrones de la muerte.

La Agenda también presenta el plan del operativo denominado “Operación Piña”, que contiene el equipo y personal empleado para el asesinato de Monseñor Romero, además, contiene las cantidades que le habrían dado a los participantes. Asimismo aparecen otros nombres de los aliados de D´Aubuisson.

En los documentos desclasificados también hay declaraciones de Saravia, dadas al FBI, y otras instancias en 1987, donde, a cambio de no ser deportado y para conseguir su residencia y la de su familia en Estados Unidos, acepta que D´Aubuisson ordenó el asesinato de Monseñor Romero.

También presenta la declaración de Amado Garay, motorista del Capitán Saravia, y quien condujo al asesino de Monseñor Romero, hasta la capilla del Hospital Divina Providencia, también testificó que el Capitán Saravia dijo a D´Aubuisson “misión cumplida”, en referencia al asesinato de Monseñor Romero.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal