martes, diciembre 26, 2006

El Salvador-2006: nada que envidiar

Tania Peña*, E-Mail: serviex@prensa-latina.cu

Redacción Central (PL).- El Salvador cierra 2006 con una celebridad nada envidiada: único país latinoamericano con tropas en el invadido Iraq, desplazó a la violenta Colombia en criminalidad y se ubicó en el sótano de la región en el orden de la economía.

Para algunos, lo más señalado es la tozudez gubernamental de mantener efectivos militares en esa nación árabe, a pesar del descalabro de las fuerzas de ocupación lideradas por Estados Unidos.


Contra toda lógica, la mayoritaria bancada derechista de la Asamblea Legislativa aprobó al comenzar diciembre la permanencia de los soldados en suelo iraquí por un año más, lo que fue interpretado como un espaldarazo al Ejecutivo en su consabida adhesión al gobierno de George W. Bush.

Conocida la noticia, observadores y medios de prensa subrayaron lo que pudiera ser leído como un contrasentido de la administración, luego de la reciente sugerencia de una comisión bipartidista estadounidense a la Casa Blanca de retirarse de Iraq a más tardar en el primer trimestre de 2008 por considerar que la situación allí es grave y se deteriora cada vez más.

Tal disposición tiene lugar, “justo cuando en Estados Unidos crece la presión para terminar con la aventura bélica que ha sumergido al país árabe en una cruenta guerra civil”, destacó el diario Colatino.

Sin embargo, para analistas en la región el hecho pone otra vez en evidencia la histórica alianza de la derecha salvadoreña con Washington.

“Somos aliados de Estados Unidos, que es nuestro amigo”, reconoció Carlos Reyes, diputado de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), partido gobernante en El Salvador.

En materia de política exterior, el gobierno de Antonio Saca fue también cuestionado por el homenaje al ex dictador chileno Augusto Pinochet, al dedicársele un minuto de silencio en la sede del Parlamento tras su fallecimiento.

Para los diputados del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), quienes se opusieron al mencionado tributo, homenajear a un connotado violador de los derechos humanos puso en tela de juicio el discurso de ARENA a favor de la paz.

En el ámbito doméstico, las valoraciones en torno a la gestión gubernamental no corrieron mejor suerte.

Al concluir 2006, contrariamente al escenario optimista dibujado por el gobierno, la gente es más pobre y la concentración de la riqueza se ha hecho demasiado brutal, opinan expertos.

Al respecto, el economista y vicepresidente de la Asamblea Legislativa, Roberto Lorenzana, es del criterio que el Ejecutivo manipula los datos alusivos al comportamiento de la economía con fines propagandísticos y, en consecuencia, presenta un cuadro de prosperidad divorciado de la realidad.

En concordancia con ello, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) dio a conocer que el crecimiento de la economía nacional no superó el 3,8 por ciento; sin embargo, la administración de Saca hizo público un 4,2 por ciento.

Por otra parte, es opinión consensuada de los analistas que el Plan País Seguro lanzado por el Ejecutivo fracasó, al seguir en aumento la violencia, con un promedio de 11 homicidios diarios, y continuar El Salvador a la cabeza de las naciones latinoamericanas en el tema de la criminalidad.

En octubre sorprendieron a la opinión pública las declaraciones de la embajada estadounidense en San Salvador en un discurso calificado de conminatorio hacia el gobierno salvadoreño, según observadores.

La representación diplomática graficó cómo en un sólo día del citado mes hubo 22 asesinatos, mientras que en el 2005 el promedio de homicidios por cada 100 mil habitantes fue 55, cinco veces más de lo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como epidemia.

Sigfrido Reyes, portavoz efemelenista, ironizó al afirmar que el discurso parecía escrito por algún miembro de su partido.

También la Iglesia salvadoreña reiteró su preocupación por las dramáticas circunstancias que llevan a muchos jóvenes a unirse a las maras o bandas delictivas por no encontrar otra salida.

Asimismo, el desempleo y la inseguridad siguen empujando a la emigración, a contrapelo del aumento de controles fronterizos y redadas anti-inmigrantes, acentuadas en el último mes en varias ciudades norteamericanas.

Paradójicamente, de los dos millones y medio de salvadoreños residentes en el país norteño que huyeron de la pobreza en su tierra natal se benefician no sólo los familiares, sino los números macroeconómicos que exhibe la cúpula gobernante.

Es opinión coincidente que de cortarse el envío de remesas, la economía de la región centroamericana entraría en bancarrota.

Mientras tanto, el FMLN aseguró recientemente que el 87 por ciento de la población desea un giro en la política ante la insostenible situación económica y social.

Las condiciones para el cambio están consolidadas, a pesar de que el gobierno trata de ocultar la realidad, subrayó Medardo González, Coordinador General del FMLN.

Ante tal panorama, González insistió en la necesidad de buscar alianzas, mediante un Frente Común, para enfrentar con éxito a los sectores de derecha en el poder y lograr en las elecciones de 2009 el “esperado y exigido” viraje político.

*La autora es periodista de la Redacción de América Latina y el Caribe de Prensa Latina.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal