jueves, diciembre 14, 2006

Dos genuinos hijos del pueblo salvadoreño


SALVADOR SÁNCHEZ HIDALGO

Muere asesinado a la edad de 26 años por los escuadrones de la muerte el día 19 de diciembre de 1979. Su cadáver aparece en el cantón Cujucuyo de la ciudad de Texistepeque del departamento de Santa Ana. Salvador era originario de la Ciudad de Mejicanos hijo de Maria Luz Sánchez y Lázaro de Jesús Hidalgo.

En el momento de su muerte Salvador Sánchez Hidalgo era militante desde los 17 años del Partido Comunista de El Salvador formando parte mas tarde del Comité Central del Partido Comunista de El Salvador, PCS.


Su vida revolucionaria comienza a la edad de 17 años cuando ejerce el oficio de sastre en una sastrería de la ciudad de San Salvador. Motivado por la organización sindical del movimiento obrero se incorpora a la edad de 16 años al sindicato de Sastres desde donde participa activamente en la organización de la Federación Sindical de trabajadores Textiles de la Industria del Vestido derivados y Conexos de El Salvador, conocida bajo las siglas de FESTIAVCES. Destacándose por sus cualidades organizativas forma parte de La Junta Directiva de su sindicato de sastres y posteriormente pasa a formar parte de la Junta Directiva de la Federación Sindical.

Siendo dirigente y formando parte de la dirección de FESTIAVCES, Salvador es capturado y desaparecido período en el cual sufre torturas y vejaciones por parte de sus secuestradores en los calabozos de las instalaciones de la Policía Nacional de ese entonces.

Por presiones del movimiento sindical es finalmente pasado a los tribunales bajo cargos de asesinato de un vigilante del montepío de la ciudad de Mejicanos. Durante el juicio es defendido por el abogado José Dagoberto Gutiérrez, la presencia del movimiento sindical durante las audiencias fueron importantes pues se demostró la unidad y la fuerza del movimiento obrero sindicalizado en ese entonces pese a la represión selectiva que se daba en su contra por el gobierno de la derecha pecenista en el poder. La defensa de Dagoberto no solamente era una defensa de carácter jurídica sino también política que fue una característica de este juicio en defensa de la clase obrera salvadoreña.

El movimiento sindical se moviliza en su defensa y después de mas de un año de encarcelamiento es puesto en libertad en condiciones deplorables de salud y bajo la amenaza que no duraría vivo por mucho tiempo. Salvador viaja a Rusia quien en solidaridad le brinda atención medica y hospitalaria. Al regreso al país sus compañeros le llamaban el "hombre biónico" por el hecho de haber estado en ese país.

Una vez restablecido de las torturas sufridas, Salvador Sánchez Hidalgo regresa al país incorporándose inmediatamente de lleno a sus labores sindicales. Como obrero consciente de sus responsabilidades civiles y ciudadanas se incorpora activamente en la campana electoral como orador político por el partido UDN representando al sector obrero en la alianza política que se denominaba Unión Nacional Opositora UNO quienes impulsaban la candidatura del Coronel Claramount . El 20 de febrero de 1977 Ernesto Claramount Rozeville es derrotado ante el mas grande fraude electoral, iniciándose así la dictadura fascista de Carlos Humberto Romero Mena, Candidato por el PCN (partido de Conciliación Nacional) el partido de los lavados de dinero que ahora dirige Ciro Cruz Cepeda y que junto a ARENA continúan practicando, el terrorismo de estado, de la manera más impune como lo hicieron en el pasado.

1979 Carlos Humberto Romero mantiene al ejercito y cuerpos policiales reprimiendo y masacrando a la población. Un grupo de militares asesorados por los Estados Unidos realiza un Golpe de estado en contra de Romero el 15 de Octubre de ese mismo año.

Mas sin embargo la represión en contra el movimiento popular continuaba agudizándose y los escuadrones de muerte se mantenían activos, todo estaba destinado a descabezar el movimiento obrero y aplastar la organización popular. El movimiento obrero se une para hacer frente a esta embestida y constituye la Confederación Unitaria de Trabajadores Salvadoreños CUTS en 1979. Salvador Sánchez forma parte de la Junta Directiva de la Confederación ocupando el Cargo de Secretario General de Organización mas sin embargo su decidida participación como dirigente obrero apoyando la lucha por la reforma agraria y el desarrollo de la organización sindical le cuesta la vida en manos de los escuadrones de la muerte. Con este golpe a la dirección del movimiento sindical se pretende frenar la unidad y el auge en ascenso de La clase obrera y en general el movimiento de trabajadores salvadoreños.

Salvador Sánchez Hidalgo en ejercicio de la secretaria de organización de la CUTS asiste a una asamblea general de trabajadores municipales de la alcaldía municipal de Santa Ana. Luego del Encuentro con los trabajadores de la Alcaldía se retira aproximadamente a las 11:00 pm en compañía del Compañero Gerardo Erazo otro destacado dirigente sindical de la Federación Unitaria Sindical de El Salvador, FUSS en esta misma ciudad. Según informes los compañeros Erazo y Salvador abordaron el ultimo autobús cuando fueron interceptados a la altura del cementerio general de dicha ciudad, luego fueron capturados, torturados y posteriormente asesinados cruelmente por los escuadrones de la muerte autodenominados "Mano Blanca". Sus cuerpos ensangrentados y horriblemente torturados fueron abandonados a orilla de la carretera a Texisteque en donde fueron encontrados por pobladores de la localidad.

Estos son dos crimenes mas que han permanecido impunes en la historia de muertes realizadas Bajo la responsabilidad de militares criminales y gobiernos representantes de las oligarquías Pro- imperialistas, criminales, terroristas y explotadores del pueblo trabajador de El Salvador.

Los gobiernos salvadoreños se han caracterizado por ser los autores directos de desarrollar este terrorismo de estado que aun se practica hasta nuestros días.

A la hora de estos horrendos asesinatos selectivos en contra del movimiento obrero los terroristas de estado, el ejercito y gobierno salvadoreño, dejaron en la orfandad a los tres hijos de Salvador Sánchez Hidalgo. No podrá haber paz en los corazones de sus hijos y sus familiares mientras no haya justicia por todos estos crímenes.

A la hora de sus funerales el Partido Comunista de El Salvador en reconocimiento a su labor revolucionaria y por formar parte de su Comité Central coloca sobre su ataúd la bandera del partido Comunista. Los símbolos de la clase obrera: La hoz y el martillo.

El cortejo fúnebre es encabezado por compañeros obreros y militantes comunistas entre los que se destacaba la figura de nuestro líder histórico Schafik Jorge Handal quien con sus palabras fraternas que quedaron gravadas en mi memoria me expresó sus condolencias mientras marchábamos por las calles de San Salvador acompañando los restos de nuestro dirigente obrero hacia el Cementerio General en donde descansan sus restos y el de tantos otros masacrados y asesinados por los escuadrones de la muerte y de los gobiernos derechistas que han gobernado nuestro país.

Ana Gladys Méndez Vda. De Sánchez Hidalgo.

******************************************************************

Recordando a un Compañero

A Claudia Irina, a quien el Enemigo no le permitió conocer a su padre.

En aquellos días íbamos a la universidad; pero no íbamos a clases. Junto con Ana Gladys (Yury) y Norma Guevara emancipábamos la Facultad de Humanidades de la universidad de El Salvador. Pasábamos la mayor parte del tiempo en la universidad porque la Alma Mater ofrecía protección y cobertura a nuestras actividades en los movimientos sociales. Bien recuerdo que la negra (Gladys) no se había aparecido por la facultad por un buen número de días y como compañeros habíamos tomado el acuerdo de que si desaparecíamos sin comunicar a nadie, inmediatamente lo comunicaran a AGEUS. A AGEUS me dirigi y solo para recibir la terrible noticia de la muerte de Salvador Sanchez Hidalgo, sindicalista y compañero de Ana Gladys. Buscamos a la negra; pero ya la organización a la que ella pertenecía (FAU) le había dado la mala noticia. Con mis compañeros@ de estudio hicimos una colecta la cual me fue entregada para dársela a la Negra, de mala suerte para todos fui a chocar el fiat y ya no busque a la Negra, sino que busque escapar ya que le dimos a una van que iba cargada de televisores.

El choque causo que la puerta trasera de la van se abriera y los televisores salieron volando como balas trazadoras quedando regados el la Segunda Avenida Norte que conduce a Mejicanos. De aquel suceso han pasado exactamente 27 años. La niña aquella que no conoció a su padre (Salvador Sánchez) es ahora toda una mujer, profesional y madre al mismo tiempo. Ana Gladys nunca ha sospechado porque quiero tanto a Leyla (su nieta) y ahora te lo digo Negra: porque jamás vi. a tu hija cuando pequeña. La guerra nos llevó por distintos caminos; pero al mismo puerto y después de 27 años, ya viejos, canosos; pero no cansados, continuamos con la lucha que iniciamos cuando éramos aquellos@ jovencitos@ aventados@ a quienes ni la guerra, ni el exilio, ni los traumas de la vida han logrado domeñar.

Claudia Irina, gracias por honrar la memoria de tu padre siendo lo que eres. Negra, gracias por acompañarme en este largo viaje sin retorno.


Compañero Salvador Sánchez Hidalgo

Hasta la Victoria Siempre!.


Ponciano Montañés

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal