jueves, enero 18, 2007

Pronunciamiento de CISPES sobre el 15 Aniversario de los Acuerdos de Paz en El Salvador

El Comité en Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES) saluda la historia de lucha del pueblo Salvadoreño en el marco de la conmemoración del 15 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992.

Hace quince años, nosotros celebramos juntos con el FMLN y el pueblo de El Salvador el fin de la guerra civil y la intervención militar estadounidense. Sin embargo, mientras la firma de los Acuerdos de Paz del 16 de enero en Chapultepec lograron el fin del conflicto armado que duró 12 años, los mismos no resolvieron las causas de la guerra: injusticia social prevaleciente, distribución extremadamente desigual de tierra y recursos, e instituciones estatales represivas y no democráticas. Quince años atrás, nosotros creíamos, junto con el pueblo de El Salvador, que los mecanismos de los Acuerdos de Paz igual que la presión popular iban a solventar las más esenciales necesidades del pueblo salvadoreño. Desafortunadamente, este no ha sido el caso.


Con el gobierno derechista de ARENA, el proceso de paz en El Salvador ha sufrido retrocesos repetidamente. La imposición del CAFTA, junto con la privatización de servicios públicos durante los últimos 15 años, ha creado una crisis económica que obliga a cientos de salvadoreños emigrar cada día para buscar sobre vivencia económica. El gobierno ha fracasado corregir las causas de los problemas sociales como el crimen y la violencia, y en lugar de ello ha fomentado la violencia que hoy plaga El Salvador.

A pesar que el gobierno estadounidense suspendió su apoyo militar masivo a la derecha salvadoreña cuando finalizó la guerra, Washington ha continuado su apoyo a sucesivos gobiernos de ARENA a través de favores económicos y políticos, sin mencionar su intervención directa. Esto fue especialmente notable durante las elecciones presidenciales del 2004 con la difamación del candidato del FMLN y las amenazas de represalias si llegase a ganar la izquierda, por parte de oficiales gubernamentales estadounidenses.

Actualmente, se ha impedido la paz en El Salvador por la creciente represión gubernamental, la criminalizacion de la protesta, y la falta de justicia en casos de asesinatos y crímenes políticos. La aprobación de legislaciones como la mal llamada ley "anti-terrorista", viola el derecho a la organización al igualar la protesta con el terrorismo. Además, recientemente han ocurrido asesinatos con indicios de móviles políticos, incluyendo los asesinatos del líder sindical salvadoreño Gilberto Soto en 2004, de la familia Manzanares en 2006, y de otros líderes y liderezas religiosos comunitarios. El gobierno ha sido negligente en investigar o llevar a la justicia estos casos, a pesar que la Procuraduría de Derechos Humanos denunció el resurgimiento de grupos de exterminio como los escuadrones de la muerte en El Salvador.

El gobierno estadounidense ha permanecido callado sobre esta problemática alarmante de derechos humanos básicos, y en vez apoya las políticas anti-crimen represivas del gobierno de ARENA con la instalación de la Escuela Internacional para el Cumplimiento de la Ley (ILEA) el año pasado. Esta academia, auspiciada por el gobierno de Estados Unidos y administrada por ambos gobiernos entrenará oficiales policiales y judiciales del continente Latinoamericano. Sin embargo, con el apoyo de oficiales gubernamentales estadounidenses a políticas anti-crimen represivas de ARENA, y con poca transparencia sobre el contenido de capacitaciones de la ILEA, esta nueva Academia representa aun otra forma implícita de apoyo estadounidense a represión estatal por todo el continente.

Es por estas razones que el CISPES reafirma su solidaridad con el FMLN y el movimiento social salvadoreño en su lucha por crear una alternativa para El Salvador basada en principios de justicia social y económica. En este importante aniversario, de nuevo nos comprometemos a mantener nuestro trabajo de educación y movilización en los Estados Unidos para cambiar el rumbo de las políticas de exterior de EEUU, a trabajar para detener la imposición del libre comercio, militarismo, y el mal llamado "anti-terrorismo. Por lo tanto, exigimos que el gobierno estadounidense respete la auto-determinació n del pueblo salvadoreño y de todos los pueblos del mundo. A la vez, celebramos el trabajo del FMLN y del movimiento social en la construcción de sistemas de poder popular que permitirán la creación de una paz verdadera y perdurable basada en la justicia social.

Visitenos:
www.cispes.org

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal