miércoles, enero 31, 2007

COMUNIDADES DE LA ZONA ORIENTAL PROTESTAN EN CONTRA DE LA CONSTRUCCIÓN DE LA REPRESA EL CHAPARRAL

Tomado de la Revista Ecotopía
www.unes.org.sv


Alrededor de unas mil personas participaron en la concentración pacifica en el Puente Cuscatlán sobre el Rio Lempa en señal de protesta y en solidaridad con las y los afectados de la construcción de la presa El Chaparral, actividad que se desarrollo el pasado sábado 27 de enero.

Puente Cuscatlán, 27 de enero de 2007.

Hermano salvadoreño(a): Ante todo.

Nuestra disculpa y a la vez un fraterno saludo.

Aprovechando esta ocasión para compartir nuestro mensaje.

Somos cristianos católicos.

No somos vagos, somos trabajadores(as), (muchos sin empleo), vendedores, obreros, estudiantes, catequistas y predicadores de diferentes iglesias.


Estamos aquí para pedir y dar solidaridad ante problemas sociales muy graves; los cuales son muchos: Con las privatizaciones, los nuevos dueños, de la empresa privada, despidieron trabajadores(as) y bajaron los salarios. El gobierno “se modernizo” y despidió a más de 30, 000 personas… los mandó a la calle… la educación no llega, al pueblo y ni siquiera pueden ser aprendices, por malas leyes.

El dólar nos extorsiona a todos(as), se habla de paz, pero no de justicia social, gracias por seguir leyendo.- No quisiéramos estar en la calle, pero es una oportunidad de ser solidarios con usted y con nosotros(as). Son muchos los gritos desesperados, y los gobernantes dicen que todo anda bien, pero todos nosotros(as) sabemos y sentimos que todo anda mal.

Hoy de modo especial hacemos un llamado a solidarizarnos con campesinos(as), pobres, muy pobres, siempre olvidados: en el norte de San Miguel, en las riveras del río Corola. El gobierno ha decidido hacer la presa del Chaparral cubriendo 40 kilómetros cuadrados de los municipios de San Antonio del Mosco, Carolina, San Luís de la Reina, San Gerardo, Nuevo Edén de San Juan. Sin importar todas, las desgracias que sufrirán esos hermanos(as) nuestros ¿Dónde irán a vivir?-. Los sacarán de su ambiente y rodarán por la vida y por el país sin esperanza.

El gobierno no dice la verdad: esa presa hidroeléctrica, es de la empresa privada. La electricidad no será para consumo nacional, es para venderla a países vecinos. Con engaños, con amenazas y sin consultar, a la fuerza los están desalojando.

Suficientes problemas sociales tenemos y no queremos que se aumenten. Pedimos a usted hermano(a), solidaridad para detener esa construcción que traerá más males; ya sucedió con campesinos(as) del cerrón Grande y de la 5 de Noviembre.

Hay otras alternativas para producir electricidad. No el petróleo: sino el sol energía solar. El viento –aire: Energía eólica, la fuerza de las olas del mar. Que no implican muerte ni destrucción. Al respecto, el actual gobierno pretende aprobar la ley de aguas para privatizar totalmente, aun para poner impuesto al sub suelo y a los pozos artesanales de las viviendas campesinas.

Queda todavía el problema de la minería con el que venderán el territorio a compañías extranjeras, que con el cianuro que ocupan para depurar el oro, aumentarán.

Pedimos, solicitamos, rogamos tener actitud de hermanos. El problema de estos campesinos(as) pobres, analfabetos, marginados es problema de todos(as).

Nosotros(as), si usted cree en Dios, si se siente parte de esta país, detengamos el aumento de los problemas sociales: del desempleo, del desalojo, de lo caro de la vida, de nuestros jóvenes sin escuela y sin aprendizaje, de hospitales que no tienen medicina, de tanto impuesto y tanta violencia. La paz nace de la justicia, la justicia nace de la libertad. La libertad nace de la igualdad, la igualdad (que no es estandarización, ni uniformidad) nace cuando se respetan los derechos humanos y podemos convivir como hermanos(as) en las comunidades.

Hace falta mucho, pero si usted y todos(as) somos solidarios Cristo, el Redentor, el Rey de Paz nos bendecirá y podremos vivir como hermanos: En paz.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal