domingo, septiembre 09, 2007

Exhuman restos de guerrillero

El padre Rogelio Ponseele oficia el acto litúrgico en las honras fúnebres de Fidel de Jesús Hernández, guerrillero caído en combate. Foto: Beatriz Menjivar

Santiago Leiva
Redacción Diario Co Latino


Luego de librar un nutrido combate frente a la Fuerza Armada, el 28 de diciembre de 1988, Fidel de Jesús Hernández, «Dimas» y sus «compas» del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), subieron a descansar al cerro San Gerardo, pero, la tropas irrumpieron el descanso y de paso terminaron con la vida de «Dimas».

Durante 19 años los restos de «Dimas» reposaron en el cerro San Gerardo, pero, luego de exhumarlo y velarlo la noche del jueves, finalmente fue sepultado con honores, ayer, en el cementerio de Jocoatique, a unos 200 kilómetros de la capital salvadoreña.


El sepelio fue sencillo, pero, «Dimas» fue despedido como todo un héroe por parte de sus familiares y amigos que sin importar la distancia llegaron para darle el adiós definitivo.

«Dimas» seudónimo con que se identificó, Fidel, durante el conflicto armado, se incorporó a la guerrilla a los 16 años de edad.

Héctor Hernández, compañero de lucha, recordó a «Dimas» como un tipo valiente y bromista.

«Cuando el se incorporó a la lucha, a principios de 1980, lo hizo como correo, se movía con una granada de contacto como única arma, entre Santa Anita y la Guacamaya» recordó Hernández.

El padre Rogelio Ponseele, a cargo de los servicios religiosos, dijo que exhumar y darles santa sepultura a los combatientes de la ex guerrilla caídos en combate es una buena oportunidad para recordar la historia heroica que se vivió al Norte de Morazán y otros pueblos.

«Esta es una manera de recordar, pero no para anclarnos en el pasado sino para reencontrarnos mutuamente frente a los desafíos de la sociedad actual. También es una oportunidad para darle sepultura cristiana. Los familiares necesitan esto para tener tranquilidad», dijo el religioso de origen belga.

Ponseele definió a «Dimas» como un hombre ejemplar. «Sin mucha jactancia ha llevado adelante una vida cristiana, siguiendo el ejemplo y compartiendo la práctica de Jesús; él sacrificó la vida por todo un pueblo», dijo el sacerdote.

«Si alguien pregunta si (los guerrilleros) dieron la vida por odio o por amor; yo les digo que fue por amor. Más amor, decisión y valentía pensando en el futuro de un pueblo no lo he visto en ninguna otra parte», agregó Ponseele.

Alegría amarga

«Por una parte nos sentimos contentos porque ya lo tenemos cerca de casa, San Gerardo nos quedaba muy lejos para ir a enflorar», se consoló Alcides Hernández, hermano menor del combatiente y quien reside junto al resto de la familia en el caserío El Aguacatal del cantón El Volcancillo en Jocoaitique.

«Él era muy querido por toda la gente, estaba muy joven cuando se integró a la guerrilla y no lo volví a ver» expresó, mientras intentaba ocultar sus lágrimas, minutos antes que a la caja de su hermano le retiraran la bandera del FMLN para sepultarlo.

«Mi hijo era muy tranquilo y abnegado al trabajo, se fue de la casa con 16 años», manifestó Digna Ramos, una viejecita de 70 años, progenitora del «héroe».

La exhumación de «Dimas» es el fruto palpable del Comité de Rescate de la Memoria Histórica integrado por jovenes de la localidad con el objetivo de recuperar todo el recuerdo de la guerra en Morazán.

«La idea que tenemos como comité es que las familias recojan los restos de sus parientes. Saber donde se encuentran enterrados sus hijos es un alivio para las madres porque pueden enflorarlos», manifestó José Mártir Márquez, miembro del comité.

El Comité de Rescate de la Memoria Histórica nació hace aproximadamente dos años y su objetivo a parte de continuar con las exhumaciones pasa por homenajear cada año a los guerrilleros de esa zona, caídos en combate.

Ayer, la Magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Mirna Perla, quien presenció el entierro, brindó palabras de agradecimientos por la labor que realizan los jovenes del comité. «Los invito a continuar con este esfuerzo», dijo Perla durante su intervención.

Para la exhumación, el comité contó con la colaboración de algunas organizaciones no gubernamentales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal