miércoles, noviembre 14, 2007

CARTA ABIERTA AL FISCAL GENERAL DE LA REPUBLICA DE EL SALVADOR

Señor Fiscal General de la República de El Salvador, Félix Garrid Safie:

Rosa Marina Manzanares Monjarás de Lotze, mayor de edad, periodista del domicilio de Suchitoto, departamento de Cuscatlán, expongo:

Me refiero a las declaraciones que el Fiscal Walter Ruiz, de la Unidad contra el Crimen Organizado, emitió ante el periodista Jorge Beltrán de El Diario de Hoy y que fueron publicadas en las páginas de ese rotativo con fecha lunes cinco de noviembre de dos mil siete, en las cuales el Fiscal Walter Ruiz declaró: "Ella no ha contribuido a que le demos robustez a su hipótesis. Su pertenencia al FMLN y porque fue locutora de Radio Venceremos es lo que la hace inferir de que se trata de un crimen político. Pero no ha dado razonamientos que a nosotros nos haga inferir que se trata de eso". "Por ahora, se escudriña la posibilidad de que el asesinato se haya derivado de problemas o intereses familiares. En esa línea de investigación, la principal sospechosa es Mariposa", según lo manifiestan los fiscales del caso."


"De acuerdo con la FGR , hay testimonios de lugareños que afirman que Juana Monjarás recién había hipotecado la casa donde vivía, en el Barrio La Cruz , para financiar un proyecto empresarial de Marina." "Estamos verificando lo que dicen algunas personas quienes consideran que ella tiene algo que ver en el hecho. Estas personas dan a conocer las razones de sus sospechas", advirtió Ruiz."

Comprenderá señor Fiscal que estas declaraciones además de contener absoluta falsedad, son malintencionadas, irresponsables y causan una grave revictimización en mi persona y en mi familia; declaraciones que no solo ofenden mi honor, sino que causan un nuevo dolor por atreverse a decir que están investigando la posibilidad de mi participación en ese horrendo crimen.

Crimen que, por las circunstancias, fue claramente realizado por gentes con alto grado de profesionalismo en asesinatos, luego de que realizaron amenazas y terror psicológico contra mi persona y contra mis amados padres y después les asesinaron bajo claras torturas: Tanto mi padre como mi madre según la autopsia, tenían 19 cuchilladas en sus rostros a eScepción que mi padre presentaba una herida en la cabeza y otra en la rodilla y mi madre una cuchillada en el tórax, el resto fueron en sus caritas. Ambos fueron degollados y quemados con cal y rociados de aceite sus cuerpos. En todo lo largo del piso, el día del asesinato podían verse las huellas de los pies descalzos de mi madre, razón por la cual deduzco que la anduvieron por toda la casa mientras la torturaban. La casa estaba totalmente revuelta, una silla encima de la cama de mi padre y todo el piso incluyendo los focos y las perillas de las vidrios de las ventanas, estaban llenos de aceite.

Debo recordarle que el día 29 de enero del 2006 puse la denuncia ante la Policía Nacional Civil-PNC-de Suchitoto, de la primer amenaza a muerte, que en horas de la madrugada de ese día recibí por teléfono.

El 11 de febrero del mismo año, fui de nuevo a la sede de la PNC a denunciar que ese día en horas de la mañana, un hombre desconocido, mayor de edad, muy bien vestido, a través de la puerta lateral, de rejas que está en la tienda de mi madre, intentó entregar a mi madre una caja mediana que contenía huesos y tierra; cuando mi madre no aceptó la caja, el hombre se retiró, diciéndole que así le entregarían los huesos de su hija.

Semanas después mi madre recibió una llamada en la cual una voz masculina le dijo que comprara un vestido medio luto porque pronto lo necesitaría para el entierro de su hija.

Nuevamente fuí a la PNC y como en las veces anteriores, solo se me dijo que enviarían la denuncia a las oficinas centrales de la fiscalía para su investigación, algo que hasta hoy no lo han hecho. Todas esas denuncias también en su momento las publiqué a través del internet y tengo pruebas de ello.

La noche anterior al asesinato, en las instalaciones de mi restauran-cultural Papalut durante la presentación del libro Literatura Precolombina Cuscatleca, mi padre que con mucha preocupación me comentó que en los últimos días se estaban parando frente a su casa, dos hombres del cual reconocía a uno porque fue el mismo que Francisco Manzanares, mi hermano le enseñó días antes de su asesinato. Mi padre recordó que Paco le dijo que ese hombre le estaba dando seguimiento y que pertenecía al Organismo de Inteligencia de Estado-OIE-, como estuve muy ocupada, quedamos con mi padre que al día siguiente llegaría a su casa para que habláramos y viéramos que teníamos que hacer, ya no pudimos hablar porque al día siguiente estaba cruelmente asesinado junto a mi madrecita querida.

Semanas antes de las elecciones del mismo año 2006, fui directamente amenazada a muerte por miembros de un partido político en Suchitoto a raíz de mis reiteradas protestas y exigencias ante personas de las oficinas de turismo, de la Alcaldía y de la ciudad para que las paredes de afuera del local de ese partido, fueran despintadas ya que con los colores llamativos de su bandera pintada con pintura de aceite por todo lo largo y ancho de la pared, violentaba las normas existentes para esa ciudad considerada patrimonio cultural; lucha que culminó con éxito y el día que despintaban el local, una de los miembros de ese partido, cuando pasé por allí dijo en voz alta: "esa terrorista no se imagina cómo la vamos a golpear...en lo que más le duela", esto se lo comenté a mi papá y me dijo que no me dejara provocar, que al pasar las elecciones, todo se iba a calmar y que tuviéramos cuidado. Acordamos tomar medidas de seguridad y no comentarle a mi mamá porque estaba muy mal de los nervios.

Podría en esta carta, hacer mención de muchas anomalías como por ejemplo del por qué los forenses no cuidaron las evidencias y fue la gente que nos apoyó lavando la casa, la que encontró un cuchillo y una camisa de mi padre, esta camisa tenia huellas de manos ensangrentadas; fuimos mi pareja y yo quienes llevamos ese cuchillo y esa camisa a la Policía Nacional Civil, cuando debieron ser los forenses o los policías, los que en su momento debieron levantar esas evidencia y analizar el ADN de esas huellas. ¿Por qué me niegan ver el álbum fotográfico de la escena del crimen? Allí se puede constatar que a mi madre la anduvieron por toda la casa, yo conozco la forma de sus pies y no me equivoco al asegurar que eran las huellas de sus pies descalzos. Por qué me niegan las bitácoras telefónicas?.

Usted señor Fiscal Félix Garrid Safie debe conocer todas estas denuncias que en reiteradas ocasiones hemos declarado ante los detectives que nos entrevistaron en los días del alevoso crímen que por sus características, por el perfil de mis padres y por mi trabajo constante contra la impunidad y por el derecho a la justicia, tuvo motivaciones políticas y nos traslada a la década de los 70, época de persecución y asesinatos políticos por escuadrones de la muerte, financiados y encubiertos por estructuras clandestinas del estado.

En cuanto a lo publicado sobre el asesinato de mi hemano Paco Cutumay el día 8 de octubre de 1996 tambien se vuelve a dar versiones totalmente falsas y uno se pregunta con que intenciones? Conociendo entre otros las actas del proceso judicial en contra de los 4 policías autores materiales de esta ejecución quedó totalmente claro que nunca hubo una investigación en contra de Paco Cutumay por extorsión o secuestro o cualquier otro acto criminal. A los que sostienen esta versión despues de 11 años del asesinato hay que preguntarles por qué están jugándo con esta mentira y difamación otra vez? .

Señor. Fiscal General, rechazo rotundamente las acusaciones mal intencionadas, prefabricadas del Fiscal Ruiz y respetuosamente le solicito:

a) Que separe de inmediato del caso Manzanares Monjarás al fiscal Walter Ruiz, por irresponsable y mal intencionado.

b) Que se nombre un fiscal a cargo del caso, que de manera profesional y objetiva, haga una verdadera y profunda investigación del asesinato de mis padres, buscando la verdad de los acontecimientos, que lleve a procesar a los verdaderos culpables, evitando así que este crimen sea un caso más en el que se deja en la impunidad el asesinato de dos personas valiosas, patriotas y luchadoras por conseguir una verdadera democracia en el país.

c) Haga una verdadera investigación del proceder del Fiscal Walter Ruiz así como del fiscal Rodolfo Antonio Delgado que son los dos que llevan el caso de mis padres, por encubrimiento y por obstruir la investigación, desviando la atención sobre los verdaderos criminales, para lo cual están articulando una tesis que no tiene ningún asidero real, por el contrario, ésta reafirma que en mi calidad de víctima se me irrespeta, se me revictimiza, por el hecho de mantenerme firme en mi lucha exigiendo investigación de los verdaderos asesinos.

d) Que inicie contra el Fiscal Walter Ruiz, proceso por el delito de difamación y calumnias contra mi persona

Hago de su conocimiento, señor Fiscal, que de no proceder a la correcta aplicación de la ley y al funcionamiento de la institucionalidad de la Fiscalía General de la República , en cumplimiento del mandato constitucional, lo elevaré a instancias internacionales defensoras de los derechos humanos.

Atentamente desde El Salvador, en el día lunes 12 de noviembre del 2007, me despido de usted.

Rosa Marina Manzanares Monjarás, orgullosamente conocida por el pueblo por:

MARIPOSA.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal