viernes, noviembre 03, 2006

Minería traerá más pobreza a Centroamérica

San Salvador, (PL). La minería metálica está ocasionando graves daños ambientales, económicos y sociales en los países centroamericanos, reveló hoy una investigación auspiciada por la Fundación Heinrich Boll de Alemania.

Según Adelheid Rehmann, autora del estudio Minería metálica en Centroamérica: Qué ganamos y qué perdemos, entre los perjuicios ambientales sobresalen la escasez y contaminación del agua superficial y subterránea.


Esto se debe, explicó en esta capital, a la enorme cantidad del recurso hídrico que utilizan las empresas mineras para la separación del metal y a la generación de drenajes ácidos por el uso de cianuro y otros químicos tóxicos.

A su vez, la pérdida de la agricultura, la ganadería, la pesca y otras actividades de sobreviviencia de las comunidades, resultan del envenenamiento irreversible de los suelos, el aire y los ríos, detalla la investigación.

Por otra parte, advierte, se pone en riesgo la salud de las personas que entran en contacto con esta polución.

En la relación costo-beneficio de esos proyectos en la región, los costos son mayores y las ganancias van a parar a las empresas mineras, mientras que las pérdidas son para la población y los propios Estados, explicó Rehmann.

Subrayó que las compañías se llevan la riqueza y los países sólo reciben pequeñas cantidades en impuestos y regalías que no compensan los daños causados al medioambiente, a las actividades económicas y a la población.

Por otra parte, de acuerdo con el estudio, los empleos generados por esa actividad son escasos, temporales, peligrosos y mal remunerados, debido a que la minería moderna está bastante mecanizada y automatizada.

Los puestos mejor pagados, requieren de mucha capacidad técnica y son ocupados por empleados que las empresas traen de sus países de origen.

En general, esa actividad profundiza la pobreza. En tal sentido, la investigadora exhortó a la nación salvadoreña rechazar esos proyectos.

Aseguró que el país está a tiempo de evitar un desastre, principalmente en el río Lempa, la mayor fuente de agua del país.

La pesquisa destaca que en Nicaragua los niveles de extrema pobreza son más altos en los departamentos donde se están desarrollando proyectos mineros.

Actualmente el Estado salvadoreño ha concedido 23 licencias para la exploración minera.

El Ministro de Medio Ambiente, la Conferencia Episcopal, la Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos y la Comisión Nacional para el Desarrollo de la Secretaría de la Presidencia, entre otras instancias han manifestado su rechazo a la minería metálica.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal