martes, noviembre 28, 2006

EN CONMEMORACIÓN DE LAS MUJERES VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA EN EL SALVADOR

ANA GLADYS MENDEZ
OTTAWA, CANADA.
Lunes, 27 de Noviembre de 2006


Para el sector de las mujeres salvadoreñas el nuevo siglo llegó sin luz ni esperanza, pues en los planes de los gobiernos de ARENA es uno de los sectores que no se encuentran contemplados en sus planes. Mas sin embargo; la llama eterna de la voluntad del pueblo salvadoreño de la cual la mujer es una flama importante que la alumbra, se mantiene eternamente encendida. Ninguna acción neo liberalista del imperialismo y de las fuerzas oscurantistas del país podrán apagarla.

El avance organizativo femenino, en defensa de sus derechos, logra en el 2002 que la Asamblea Legislativa realice reformas a la ley de la Violencia Intra familiar. Más sin embargo; hemos llegado a noviembre del 2006 y el movimiento de mujeres sale de nuevo a la calle aprovechando la oportunidad de manifestarse en la conmemoración del día De la No Violencia contra la mujer.


Es triste reconocer que aunque se declaren leyes o se realicen reformas como la de la violencia intra familiar La situación caótica que vive el país a causa de la inseguridad social no permite que estas iniciativas prosperen pues la violencia intra familiar es parte del clima de violencia e inseguridad social que vive El Salvador.

Ha sido hasta ahora que esta violencia está llegando a las mesas del gran capital nacional y por regaños imperialistas es que el Gobierno de Arena ha iniciado de manera casi urgente la búsqueda de alternativas para resolver este clima de inseguridad y de violencia en el País.

Es hasta 7 de Octubre, 2006 cuando el FMLN, al celebrar sus 26 anos de existencia ante un conglomerado de más de cuarenta y cinco mil personas, es que la sociedad salvadoreña escucha por primera vez un proyecto serio y responsable para resolver el problema de inseguridad y poner fin a la violencia. Una verdadera propuesta integral y humanitaria en la que se pone al centro como elemento importante para garantizar el éxito de la misma, el Ser humano. Al contrario de las propuestas presentadas por los gobiernos de ARENA, que han tenido y siguen teniendo como base de sus propuestas para resolver este problema, la defensa de las riquezas de Los grandes monopolios nacionales e internacionales por lo cual han fracasado tales son la muy conocidas Mano Dura, Súper Mano Dura.

La administración Bush, dando patadas de ahogado ante el fracaso de sus medidas implementadas en El Salvador, pese al apoyo incondicional del gobierno de ARENA, interviene solicitando la inmediata participación de su embajador para exigirle a los sectores derechistas de mayor influencia económica del país a sentarse seriamente a buscar medidas que resuelvan el problema de la inseguridad y la violencia del país.

Bush se preocupa porque el compromiso adquirido por su administración no ha podido, hasta este momento, sentar las bases sólidas necesarias para poder desarrollar e implementar sus medidas económicas neoliberalista en El Salvador. La implementación de sus Acuerdos de TLC en El Salvador han encontrado la férrea oposición del pueblo trabajador y de la mediana y pequeña empresas y de todo el pueblo organizado. Por supuesto que estos obstáculos que enfrenta la administración Bush y el Gobierno de Saca no pueden ser de otra manera, ya que son medidas importadas, dictadas e impuestas para superar la crisis económica del país. Es decir que de ninguna manera han surgido de las iniciativas locales y de la voluntad del pueblo salvadoreño trabajador.

El clima de violencia e inseguridad no puede ser resuelto si no existe la voluntad política de todos los sectores afectados para resolverlos. La participación ciudadana organizada es un factor determinante para la solución de este problema.

La mujer salvadoreña como sector importante en la búsqueda de soluciones de paz y de seguridad social juega un papel preponderante. Más sin embargo, sigue siendo uno de los sectores más vulnerables en toda esta situación. En la producción la mujer se ve obligada a ocupar trabajos en los que no se le garantizan las condiciones laborales mínimas como es por ejemplo el trabajo en las maquiladoras, en donde el 80% son mujeres con un salario mínimo con el cual son explotadas. Estos son salarios de hambre que no les garantiza una vida digna para ellas y sus familias. Ya no digamos la marginación que sufren de los programas sociales, de salud, ambientales y otros.

El clima de violencia hacia la mujer se eleva a cifras escalofriantes de muertes diarias que se elevan hasta un promedio de 25 muertes por día. Con un ritmo promedio anual en los últimos años de 300 muertes sin contar con aquellos casos de muerte por violencia intrafamiliar, delincuencial y otras que no se presentan ante el sistema judicial. La fiscaliza no lleva un registro de muertes causadas por estos tipos de violencia

Si a todas estas causales les agregamos todas las muertes producto de la negligencia del gobierno de ARENA la cifra se eleva a niveles de terror. Causales que se deben a la falta protección a la mujer y la niñez en el área de la educación, en la construcción de un de un sistema adecuado de salud publica, de leyes que la protejan de los daños que le ocasionan la destrucción del medio ambiente; en fin de la falta de un presupuesto destinado a combatir la violencia y marginación de la mujer y la protección de su familia. Las mujeres y los niños se esta muriendo por falta de tratamientos especializados, falta de equipo medico, falta de profesionales de la salud y para el colmo de males hasta por falta de jeringas para inyectar como lo que sucede en el Hospital Bloom. Esto es terrorismo de estado.

Es lamentablemente la situación de nuestra realidad en El Salvador en donde por negligencia de los oligarcas salvadoreños, de las ultraderechas criminales encabezadas por el partido ARENA y su representante en el gobierno, Elías Antonio Saca, la mujer salvadoreña todavía tenga que recorrer las calles de nuestra ciudad en calidad de victima de esta doble impunidad. Impunidad en la que queda la violencia intra familiar y la impunidad del gobierno que no ha sido capaz de resolver la problemática social y económica, dentro de la cual la mujer y la niñez salvadoreña siguen viviendo.

Las mujeres y el pueblo salvadoreño no se cansaran de salir a las calles a reclamar justicia para contrarrestar la impunidad de la violencia social, de la violencia de estado, para reclamar el respeto a sus Derechos Humanos, derechos que le son negados a nivel, social, político, cultural, ambiental y otros para no mencionarlos todos.

Es necesario combatir la violencia contra la mujer pero para ello es también necesario combatir la violencia social y la violencia de estado generado por las políticas implementadas por los depredadores de nuestra Sociedad salvadoreña.

Las Organizaciones de Derechos Humanos y las Naciones Unidas deben de observar el cumplimiento por parte del Gobierno Arenero de los acuerdos de las convenciones internaciones y recomendaciones sobre los femicidios en El Salvador. ¿Cuándo se implementará una Comisión Especial que investigue el asesinato de las mujeres en El Salvador?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal