lunes, octubre 15, 2007

Voto en el exterior: ¿Promesa o engaño?

Licda. Norma Guevara de Ramirios

Dentro de 14 meses se desarrollarán elecciones para la Asamblea Legislativa, Parlamento Centroamericano y Concejos Municipales. Dos meses después serán las elecciones presidenciales.

Pero más cerca de esos eventos está el Encuentro de salvadoreños y salvadoreñas en el mundo que sin duda reclamarán otra vez, un pronunciamiento del Estado salvadoreño sobre su exigencia de establecer el voto en el exterior.


¿Qué podrán responder desde el Tribunal Supremo Electoral?, ¿Qué les dirá el activo staff del Ministerio de Relaciones Exteriores? ¿Qué pueden contestar las fracciones legislativas del partido en el gobierno, o del PCN, si se hicieran presentes? Cualquier respuesta para salir del paso sin compromisos realistas es un engaño que la gente inteligente debe saber desenmascarar para situar en su justo lugar una exigencia legítima, y sobretodo darse cuenta de que la derecha bloquea con su desidia, cualquier modificación al sistema electoral de nuestro país.

Siendo nuestro territorio tan pequeño, el TSE se declara incapaz de organizar el voto residencial para facilitar que la familia acuda unida a un centro de votación cercano a su vivienda, y prefiere mantener un sistema obsoleto de distribución de urnas en el cual se deja abierta la puerta para que se realicen migraciones de electores de acuerdo con la conveniencia de los intereses locales.

Si ni siquiera esta deformación se corrige, cuesta pensar que se establezca el voto de las salvadoreñas y salvadoreños en el exterior, que sí tienen otros países de nuestra América latina, como Honduras, Venezuela, República Dominicana y otros. En la Ley Electoral hondureña se encuentra un artículo que literalmente dice: Artículo 61.

“Los electores residentes en el exterior sólo ejercerán el sufragio para elegir Presidente y Vice Presidente de la República en las elecciones generales; éstas se realizarán en el mismo día en que se practiquen en Honduras en el horario comprendido entre las 6:00 horas y las 16: 00 horas, tiempo local de la ciudad donde se realicen las mismas”.

Como podemos ver, países cercanos y con menos emigrantes que el nuestro, han sido capaces de avanzar y profundizar la democracia. Este hecho, en Honduras, va aparejado con el voto residencial, en una extensión territorial mayor que la nuestra.

A pesar de esos ejemplos cercanos, la derecha en el gobierno se empeña en mantener intacto nuestro sistema electoral.

Peor aún, se han efectuado reformas que representan retroceso, o cálculo desde una visión fraudulenta, despreciando la deliberación legislativa y por supuesto la participación de la ciudadanía.

El establecimiento del voto en el Exterior es uno de los diez puntos priorizados en la agenda de la Comisión Interpartidaria creada a petición de la Comisión Política de la Asamblea Legislativa para discutir y concertar propuestas de reformas a nuestro sistema electoral, sin embargo las propuestas creadas por la mayoría de partidos políticos enfrenta el mismo destino, la oposición de las fracciones de Arena y PCN. Tal parece que fuera de un entendimiento propio entre las facciones derechistas, nada puede traducirse en ley.

La población salvadoreña, y especialmente quienes viven en el exterior, deben saber que el gobierno de Saca, a través de sus consulados, facilita la emisión del Documento Único de Identidad y lo hace sin haber asegurado legalmente la validez de esos documentos para ejercer el sufragio, esto refleja la verdadera atención a los derechos políticos de los emigrantes.

Por ahora nadie que tenga un DUI emitido en E.E. U.U. podrá emitir su voto en caso de encontrarse en el país. ¿Si se juega así con algo que implica negocio redondo como la extensión del DUI, cómo se tratará por este gobierno la exigencia del derecho de establecer el voto en el exterior?

El conocimiento de la realidad actual en nuestro sistema electoral debe servir de base a quienes se plantean en serio el propósito de alcanzar algún día, el derecho de las y los salvadoreños en el exterior, a participar activamente en la toma de decisiones acerca del gobierno de nuestro país, evitar ser víctimas del engaño y en lo posible debe integrarse esta exigencia a otros puntos esenciales para mejorar nuestra democracia; más bien debemos unir esfuerzos y exigencias para contar cuanto antes con un mejor sistema electoral; más democrático, moderno, transparente y creíble.

Debemos prometernos cambiar este estado de cosas para avanzar hacia una situación en que participemos todas y todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal